Biografías: Durangueño

Utiliza este formulario para buscar biografías

Atanacio Saravia

1888 - 1969

Autor de “Apuntes para la historia de Nueva Vizcaya”, “Manual de Historia de Durango”. Director y miembro del Consejo de Administración del Banco Nacional de México, S.A., director de la Academia Mexicana de Historia.

Autor de “Apuntes para la historia de Nueva Vizcaya”, “Manual de Historia de Durango”. Director y miembro del Consejo de Administración del Banco Nacional de México, S.A., director de la Academia Mexicana de Historia.

Atanasio G. Saravia nació en la ciudad de Durango, Tesado del mismo nombre, el día 9 de junio de 1888. Sus padres fueron Don Enrique G. Saravia y Murua y doña Amelia Aragón de Saravia; Realizó sus estudios primarios en su ciudad natal, continuó los superiores en la capital de la República y los complementó en el extranjero.

Llegó a ser director general y miembro del Consejo de Administración del Banco Nacional de México, S.A., gracias a su inteligencia y honorabilidad.

El tiempo que tenía libre de sus ocupaciones y cargos, lo dedicaba a la investigación histórica, especialmente en escribir sobre el pasado de su tierra, Durango. Heredó de su padre un valioso acervo de documentos a los cuales agregó su investigación, los que más tarde le permitieron escribir las obras: “Apuntes para la Historia de Nueva Vizcaya”, “Los misioneros muertos en el Norte de Nueva España”, “Ensayos Históricos”, “Viva Madero”, “Para ella y por ella” obra que obtuvo el premio de la Reina María Cristina, en Madrid, España, el 12 de Octubre de 1912, celebrado este concurso por el Ayuntamiento de la capital española.

Fue director por varios años de la Academia Mexicana de Historia. Por motivos de salud, en 1959 fue relevado del cargo, nombrándolo director honorario vitalicio. A sus gestiones se debió que el gobierno del Presidente Miguel Alemán donara el terreno que ahora ocupa el edificio del la Academia y consiguió que el Banco Nacional de México costeara la construcción del mismo. Perteneció a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Dejó inconclusa e inédita una “Bibliografía Histórica de la Nueva Vizcaya”. Caballero del Santo Sepulcro, murió en la ciudad de México, D.F., el año de 1969. La historia de Durango debe mucho a las investigaciones realizadas por este ilustre duranguense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *