Biografías: Filosofo

Utiliza este formulario para buscar biografías

Emile Chartier ( Alain )

1868 - 1951

Nació en Morgane-au-Perche, donde su padre ejercía como veterinario; Alain estudió en Vanves, cerca de París, donde recibió una gran influencia de su profesor de filosofía, Jules Lagneau

Nació en Morgane-au-Perche, donde su padre ejercía como veterinario; Alain estudió en Vanves, cerca de París, donde recibió una gran influencia de su profesor de filosofía, Jules Lagneau, quien concebía el pensamiento como una forma de experiencia personal. Después de su entrada en la Escuela Normal Superior y su agrégation (una prueba para ascender a un cargo mejor pagado), enseñó en diversos institutos provinciales y se convirtió en colaborador regular de un periódico radical, La Dépêche de Rouen. Fue seleccionado para enseñar filosofía en París y ejerció una influencia considerable entre generaciones de estudiantes, enseñándoles no en qué pensar sino en cómo pensar.

Entre 1914 y 1917, sirvió en el ejército donde escribió Marte o la verdad de la guerra (1921) y Sistema de las Bellas Artes (1920). Después de la guerra, reanudó sus escritos y clases en el liceo Enrique IV. Se retiró a una pequeña casa en Le Vésinet cerca de París, donde recibía las visitas asiduas de sus discípulos.
Entre sus obras más conocidas están: Idées (Ideas, 1932), Los dioses (1934) y Las aventuras del corazón (1945).

En 1951 su amplio conjunto de obras fue premiado con el primer Gran Premio Nacional de Literatura, el único honor que estuvo dispuesto a aceptar en vida.
Propósitos
Único entre los escritos filosóficos, Propósitos (1906-1951) es una colección de textos periodísticos por su contenido, pero satisface los más elevados modelos de rigor filosófico; reúne la mayor parte de la obra escrita de Alain. Estos 5.000 textos cortos hablan sobre acontecimientos de la época en la que Alain vivió, pero son, ante todo, la libre expresión de un gran pensamiento. Sus escritos políticos han sido recogidos en tres colecciones de Propósitos: Elementos de una doctrina radical (1925), El ciudadano contra los poderes (1926) y Propósitos políticos (1934). En ellos afirmaba que la democracia traería la muerte del entusiasmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *