Biografías: Durangueño | Pintor

Utiliza este formulario para buscar biografías

Fermín Revueltas

1901 - 1935

Precursor de la pintura mural mexicana, fundador de la Escuela de Pintura al Aire Libre de Milpa Alta

Precursor de la pintura mural mexicana, fundador de la Escuela de Pintura al Aire Libre de Milpa Alta, pintó el primer mural de la Escuela Nacional Preparatoria, el gran mural en el edificio del Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas y decoró con murales la residencia del General Lázaro Cárdenas. Nació en la población de Santiago Papasquiaro, Dgo., el día 7 de julio de 1901.

Inicio su educación primaria elemental en la población natal y la continuó en compañía de José en el Colegio Alemán de la ciudad de México y otras instituciones educativas de Estados Unidos.

Desde pequeño manifestó aptitudes notables para la expresión gráfica y dice uno de sus biógrafos “que huía de la escuela, para ir en compañía de un viejo dibujante, a caricaturizar a los notables de Santiago Papasquiaro, lo que le acarreaba reprimendas de su padre”.
El trabajo de su padre propiciaba el nomadismo de la familia, razón esta que hizo que Fermín viviera parte de su infancia en la ciudad de Guadalajara, Jal., donde recibió clases del pintor Benigno Barraza.

De 1913 a 1919 estuvo en la ciudad de Chicago, E.U., recibiendo clases de pintura en el Instituto de Arte de aquella ciudad. Regresó a su patria siendo aún adolescente cuando tenía 17 años de edad, venía lleno de inquietudes revolucionarias, sociales y artísticas porque en su condición de pintor, tenía que adentrarse profundamente en las condiciones de vida del pueblo para quien producía sus mensajes pictóricos.

Llegó en el preciso momento en el que el movimiento muralista mexicano estaba en plena efervescencia y naturalmente se incorporó sin pérdida de tiempo y pintó al lado de los grandes muralista como José Clemente Orozco, Diego Rivera, Jean Charlot y Alva de la Canal, participando en la confección de los murales de la Escuela Nacional Preparatoria, el Colegio de San Pedro y San Pablo y de la Secretaría de Educación Pública. Ejerció la docencia como maestro de pintura en las Misiones Culturales, instituciones educativas móviles que por esos años ejercieron gran influencia en el cambio social de México. Siendo maestro misionera, conoció a la profesora Ignacia Estrada, maestra de escuela con la que contrajo matrimonio en 1921. Intuyó con agudeza y serenidad que su vida sería corta, circunstancia que lo obligó a producir obra aceleradamente.

En 1923 fundó con imaginación original su propia escuela al aire libre de Milpa Alta en el ventisquero de Echecatl, donde impartió clases de pintura a jóvenes, señoritas y niños.

Su inquietud y angustia de hacer mucho en corto tiempo lo llevó a recorrer la República de extremo a extremo y dejar la huella de su paso en los lugares que visitó, como fueron:

Los murales de la Sala de Conferencias Agrícolas de Cuernavaca, Mor. Los murales del Biblioteca de la casa Eréndida, de Pátzcuaro y los cuadros relativos a la vida de Morelos, en el Palacio de Gobierno de Morelia, Mich. La restauración de las pinturas de la Catedral de Villahermosa, Tabasco.

La construcción y decoración del Teatro al Aire Libre de Calquini y Macuspana. Colaboró con el escultor Ignacio Asúnsolo en el monumento dedicado al Héroe de Nacozari; en Sonora. Los murales de la Casa del Pueblo en Hermosillo, Son. Hizo los vitrales del Centro Escolar Revolución, que se encuentra en la esquina de la avenida Arcos de Belén y Niños Héroes, en la ciudad de México; así como los vitrales del Hospital de los Ferrocarriles de la misma capital de la República, donde además pintó los murales de: el periódico “El Nacional”.

El Banco Nacional Hipotecario y en especial de la Escuela Nacional Preparatoria. Este último ha sido muy comentado por la crítica pictórica de México, ya que se trata de una reproducción de la Virgen de Guadalupe y los comentaristas se preguntan por qué, siendo revolucionario y no creyente Fermín Revueltas haya pintado un motivo religioso. La respuesta es que Revueltas no la miró como motivo religioso sino como personaje mexicano profundamente vinculado con nuestra nacionalidad.

Merecen especial mención los murales que pintó en la residencia del General Lázaro Cárdenas del Río y de las de los médicos Vargas Lugo y Martín. Presentó una exposición patrocinada por Instituto de bellas Artes, donde destacó el cuadro “La Indianilla” que fue adquirido por el mismo Instituto y elogiado por los críticos de arte. Participó en las exposiciones de Pintores de América que se efectuó en París, donde fue premiado el óleo “Casa de mi Tío”.

Fue maestro del color, logró el equilibrio entre el color y la forma sin caer en el impresionismo en ninguno de los dos términos. Su pintura tuvo expresión natural, armonía y proporción que agrada a primera vista. Fue precursor de la pintura mural de México que apenas inició. Falleció a la edad de 34 años, en los albores de su carrera cuando apenas empezaba su producción, el día 9 de septiembre de 1935, en la ciudad de México, D.F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *