Biografías: Durangueño | Músico

Utiliza este formulario para buscar biografías

Fortino Velazquez Rodriguez

1923 - ?

Este músico notable, considerado uno de los mejores violinistas de México, y el mejor de los violinistas contemporáneos durangueños

Este músico notable, considerado uno de los mejores violinistas de México, y el mejor de los violinistas contemporáneos durangueños, nació en la Hacienda de La Punta, municipio y Estado de Durango, el día 4 de agosto de 1923.

Fue hijo de Don Cipriano Velázquez y de la señora doña Agustina Rodríguez de Velázquez. Hijo de familia campesina su primera ocupación, fue el cultivo de la tierra, y cuando tuvo la edad adecuada, se traslado a la ciudad de Durango, donde estudió la educación primaria y se inició en el estudio de la música, actividad que cautivó desde su tierna infancia y en la cual manifestó desde un principio facultades extraordinarias.

El violinista don Francisco Ramírez, fue el primer maestro de Fortino y consecuentemente por su preparación, marcó una honda huella en el discípulo, que al correr del tiempo se manifestó en el gran violinista, también fue su maestro don Miguel Lazalde, este último tan conocido y estimado en Durango.

Con el deseo de alcanzar dominio en el violín, se trasladó a la capital de la República y después de pasar por le calvario de sufrimientos y miseria, que pasan todos los provincianos cuando llegan a la ciudad de México; Velázquez Rodríguez se inscribió en el Conservatorio Nacional, donde a través de brillantes estudios profesionales obtuvo el título de maestro de Música primero y posteriormente el de concertista.

Fueron sus maestros los eminentes músicos Ezequiel Sierra, Sinilovits, quienes lo estimaron por su dedicación al estudio y facultades musicales relevantes.

También gozó de la estimación de sus condiscípulos y quienes hasta la actualidad lo frecuentan y lo estiman. Fue precisamente en las aulas de la Facultad de México, durante su época de estudiante, cuando conoció a la joven pianista Noemí González (hija del músico duranguense Alfredo González) que más tarde se convirtió en su esposa y compañera de su vida.

En el año de 1944, formó parte del “Cuarteto Clásico González” que dirigía Domingo González y dependía del Instituto Nacional de Bellas Artes, conjunto que le dejó grandes enseñanzas y experiencias a Fortino, principalmente en lo concerniente a música de Cámara.

A fines de 1949 fue invitado por don Carlos Chávez a tocar en la Orquesta Sinfónica Nacional, oportunidad que no despreció Velázquez porque le permitía introducirse al círculo de los grandes músicos, al mismo tiempo que ingresaba a la Unión Filarmónica de México, buscando la oportunidad de hacer grabaciones para películas nacionales, lo cual consiguió.

Por los contactos que ya había logrado establecer, en el año de 1954. Luís Herrera de la Fuente, lo invitó a participar en un concurso de oposición, para obtener plaza en la Orquesta Sinfónica Nacional; concurso en el que participaron numerosos violinistas nacionales y extranjeros, interpretado como prueba, el “Concierto de Paganini”. Con su preparación y experiencia, obtuvo el primer lugar entre los primeros violines, lo cual le aseguró un atril en el prestigiado grupo musical, con el cual viajó a diversas ciudades del mundo.

Fortino dentro de Sinfónica, ha tenido actuaciones muy meritorias, en la “Sala Pleyel” de París, Francia; en la Exposición Mundial de Bruselas, Bélgica, en el “Royal Festival-Hall” de Londres, Inglaterra; y en las principales salas de conciertos de Canadá y la Unión Americana.

La depurada técnica y elevada sensibilidad con que toca el violín, hace vibrar cualquier sentimiento humano y los públicos que lo escuchan se ponen de pie y aplauden conmovidos. Esa cualidad singular, escasa en muchos violinistas, colocó a nuestro biografiado como segundo violín concertino a partir del 10 de abril de 1961 en la Orquesta Sinfónica de la UNAM.

El eminente músico don Blas Galindo, lo nombró en febrero de 1964, violín concertino de la Orquesta del Seguro Social y con tal carácter, viajó con el grupo orquestal por España, Portugal, la República Federal, Alemania, Israel Filipinas, China, Japón y Estados Unidos de Norteamérica.

Es conocido en todas las principales ciudades del territorio nacional, donde ha actuado como solista y de manera muy particular en Durango, su tierra donde ha ofrecido actuaciones verdaderamente inolvidables.

Como hombre es sencillo, modesto y muy amable, su condición de artista, le permitió penetrar al interior de los que lo tratan, manifestándose en toda su bondad humana.

Como duranguense, es un enamorado de su tierra a la que añora volver y a cada momento y como él dice: siempre la llevo en el corazón. Durango por su parte, se siente orgulloso de tener un hijo de la calidad humana y de la estatura artística de Fortino Velázquez Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *