Biografías: Durangueño

Utiliza este formulario para buscar biografías

Gonzalo Salas Rodriguez

1927 - ----

Licenciado en Derecho, defensor apasionado del patrimonio ecológico y cultural de Durango, diputado local y federal por la entidad, Presidente Municipal, político y maestro de educación superior.

Licenciado en Derecho, defensor apasionado del patrimonio ecológico y cultural de Durango, diputado local y federal por la entidad, Presidente Municipal, político y maestro de educación superior.

Nació en San Juan de Guadalupe, Durango, el año de 1927. A la edad de seis años e traslada a la ciudad capital, a la que Gonzalo Salas Rodríguez se unió tan fuertemente en lo espiritual que la siente parte de su ser, amándola entrañablemente.

Estudió su educación primaria en el Centro Escolar Revolución y la secundaria en la Prevocacinal, Industrial y Comercial No. 11 que se ubicaba en ese tiempo en el crucero de las calles de 20 de Noviembre y Zaragoza.

La preparatoria y profesional en Derecho la cursó en el entonces Instituto Juárez, institución venerable que cobijó con su sombra el paso de muchas generaciones. Con su tesis profesional el Municipio Libre en México, hace años que Gonzalo, contemplaba ya la necesidad de reformas al artículo 115 constitucional, para darle vida, acción, fuerza política y razón de ser al municipio como célula de la vida política institucional de México.

Dice el licenciado Salas Rodríguez, que es un admirador y convencido del sistema Educativo Nacional, considerándolo como eficiente medio liberador del subdesarrollo y superación personal de los grandes grupos personales de los grandes grupos marginados, en virtud a que la terminación de sus estudios y lo que es; se lo debe a México, y sus instituciones porque en su niñez y juventud siempre careció de recursos económicos suficientes, y sus estudios y formación fueron financiados de todo a todo por el Estado.

Primero fue becado por el General Elpidio G. Velásquez, por la SEP y por el Lic. Enrique Torres Sánchez, quienes le otorgaron becas muy modestas, que constituyeron valiosa ayuda para su precaria economía en su vida estudiantil.

Su actuación como funcionario publicó la inicia en noviembre de 1955, ocupando el importante puesto de oficial del comité ejecutivo Regional del Partido Revolucionario Institucional. Seis meses después su dinamismo y capacidad hacen que sea electo Diputado Local por el octavo distrito que comprende el municipio de San Juan de Guadalupe, solar nativo de nuestro biografiado. Su actuación como legislador y representante popular fue destacada, al convertirse en gestor y defensor de los humildes, y todavía los campesinos de ese distrito lo recuerdan por la identificación que tuvo con ellos y la gran ayuda que les brindó en la solución de sus problemas.

Esta identificación plena con el pueblo y facultades extraordinarias de dirigente de masas, lo llevaron en 1959 a ocupar la Presidencia del Comité Ejecutivo Regional, del Partido Revolucionario Institucional, permaneciendo en ese cargo hasta abril de 1961, fecha en que renunció para figurar como candidato a Diputado Federal por el II distrito que comprendía también entonces su municipio nativo San Juan de Guadalupe.

En abril de 1963, es designado Presidente Del Comité directivo estatal de Partido Revolucionario Institucional, permaneciendo en ese cargo hasta mayo de 1968, fecha en que renuncia para figurar como candidato a la Presidencia Municipal de Durango. Al decir de viejos militantes pesitas la región de Gonzalo Salas Rodríguez en el Institucional fue una magnífica época que colocó al PRI, en Durango como ejemplo de organización Unida y trabajo para todas las entidades de la república.

La candidatura del Lic. Salas ala presidencia Municipal del municipio de Durango, fue una avalancha arrolladora de simpatía que desorientó totalmente en la oposición ancestral de la ciudad capital porque muchos ciudadanos abstencionistas por convicción y otras respetables personas de reconocida indiferencia política se adhirieron a su candidatura que constituyó al triunfo aplastante e indiscutible.

Esto comprendió a Gonzalo, quien con la capacidad que le caracteriza realizó una labor como Presidente Municipal única en la historia del Municipio. El edificio ocupado por el H. Ayuntamiento se convirtió en la casa del pueblo y la ciudad de Durango fue reconocida en ésa época en toda la república, como ciudad limpia, ordenada y sin problemas pueblo-autoridades. Publica los estados financieros de tesorería a los que se les da amplia difusión, promueve las campañas sanitarias dominicales, llevando a los barrios de la capital y pueblos del Municipio, brigadas móviles de asistencia social que con vistosas tiendas de campaña de la S.S.A e instalaban en diversos lugares.

Su función consistía en dar consulta gratuita, medicinas, consejos de higiene y personal y social, servicio de peluquería gratuito también; información dietética y culinaria; incineración y relleno sanitario de basuras; servicio de odontología, vacunación de perros obsequio de dulces a los niños y plantas de ornato a las armas de casa tales como bugambilias, jazmines y obeliscos y árboles frutales y de ornato también que sumaron miles y miles en los tres años de administración municipal. Se organizaron las colectas populares y a todos los niños del municipio se les hicieron llegar bolsas de dulces y piñatas; a todos los pueblos y colonias llegaron los coros, mariachis, grupos de cuerda, orquestas; llevando como una colaboración al municipio su mensaje de amor y paz navideños.
Todo lo anterior constituía verdaderas fiestas populares que los duranguenses de todos los partidos políticos reconocimos, admiramos y nos hizo estimar y respetar a don Gonzalo. Como presidente Municipal defendió con pasión y dignidad desmedida el patrimonio ecológico y territorial de la ciudad y el municipio.

Las autoridades del gobierno del Estado en ese tiempo intentaron vender 244,000 metros cuadrados del cerro de los Remedios, cosa a la que Gonzalo se opuso; igualmente se opuso a que los terrenos vecinos al parque Guadiana y que habían pertenecido a la señora Flora Stenner de Ávila y que el Ayuntamiento que él presidió pidió que se expropiaran para ampliar el mismo parque, se vendieran al IMSS y a otras instituciones.

Gonzalo califica ahora de pillaje sin límites los que hizo con estos terrenos patrimonio del pueblo de Durango, así como los de la vieja penitenciaría, diciendo que en agosto de 1968, fue invitado el arquitecto Francisco Artigas, entonces Director General de CAPFCE, para que diera ideas generales sobre como mejorar urbanísticamente esta capital, sugiriendo que en donde se encuentran el Monte de Piedad, un mercado un hotel, fuese el parque o alameda central de la ciudad de Durango, a semejanza de la alameda principal de la Ciudad de México. Las razones que asistían a Gonzalo y que hizo valer hasta el término de su mandato, eran que, en esos terrenos debían de instalarse parques públicos de zona arbolada que tanto necesita Durango para su higiene ambiental, presentación recreación del pueblo.

Soñó nuestro biografiado en instalar en los terrenos de los que era la Penitenciaría demolida una enorme plaza monumental. La lucha era desigual, al presidente municipal de ese tiempo, le impulsaban el deseo de servir y la lealtad a las instituciones y al pueblo que legítimamente lo había electo.

Al gobierno del Estado de triste memoria por cierto, lo guiaban intereses mezquinos, económicos inconfesables y, cuando Salas Rodríguez dejó de ser el jefe del cuerpo edilicio, los funcionarios del gobierno del Estado y Presidencia Municipal se confabularon y Durango vio destruido su paisaje urbano y su ecología al cercenársele al Cerro de los Remedios al Parque Guadiana, pues la destrucción del Cerro de los Remedios.

Salas Rodríguez la calificaba antes igual que ahora, como un acto barbarie sin límites, como un ecocidio atentario del patrimonio territorial de todos los duranguenses. La realidad actual y documentos testimoniales de ésa época hablan del suceso.

Cuando dejó la Presidencia Municipal, salió con las manos limpias y la satisfacción personal de haberlo hecho bien. Tuvo que ejercer la docencia como maestro del español y maestro de Ciencias Sociales para poder subsistir. En la E.T.I.C. 154 y 101 todavía se le recuerda como un brillante catedrático. Posteriormente colabora en Productos Forestales Mexicanos, PROFORMEX, al que sirve durante seis años.

El Dr. Héctor Mayagoitia Domínguez, gobernador del Estado lo invita para que se haga cargo de la Presidencia del Consejo de Planeación y Urbanización, desde donde con el apoyo de todos los sectores de la ciudad realiza importante obra material durante seis años y cinco mese de su gestión.

Construye un millón doscientos mil metros cuadrados de pavimento asfáltico, trescientos mil metros cuadrados de empedrado, mas de doscientos mil metros lineales de guarniciones; en colaboración con los propietarios de fincas, y lotes beneficiados hace más de doscientos mil metros cuadrados de banquetas, cuarenta y dos kilómetros de líneas de alumbrado público. El pueblo responde pagando sus obras.

Teniendo el gobierno del Estado y el Consejo suspendidos los créditos con BANOBRAS, el consejo opera con la banca local privada, que le brinda una confianza total al concederle más de trescientos millones de pesos, que sumados a los que BANOBRAS concede posteriormente al reabrir sus operaciones con el consejo, con el consejo se publica un 101 detallado informe que consideramos único en toda la historia de Durango, pues es interesante ver como habiendo manejado ese cuerpo la cantidad que anteriormente reafirmamos, el informe final este firmado por todos los representantes que tuvieron asiento, voz y voto en aquella corporación: Lic. Carlos Guitiérrez Martínez de la cámara de comercio; Manuel Avelar Duran de la Cámara de propietarios de Fincas Urbanas; Eduardo de la Peña Lares, Presidente del Ayuntamiento del Municipio de Durango; Arq. Fernando Núñez García. Del colegio de Arquitectos; LAE Juan José Reyes Valenzuela, representante de la Universidad Juárez del Estado de Durango; Ing. Víctor de la Barrera Frayre; Director del Instituto Tecnológico de Durango; Héctor Vela Mainflet, de la cámara de la Industria de Transformación; Dr. Constantino Soto Beltrán, de los servicios Coordinados de Salud Pública;Ing. Alfonso Quiñónez Hernández, del Colegio de Ingenieros Civiles. Apasionadamente se opone a que dentro de los terrenos del Parque Guadiana se establezca un club privado, diciendo que esto es un caso insólito pues el parque es dominio, el club de unos cuantos.

Se opone cinco años a las prestaciones de los fraccionadotes de Jardines de Durango, de que se vendan los terrenos del Boulevard de las Rosas, así como las áreas verdes de la zona Industrial. Poco tiempo después de la Presidencia Municipal y el Gobierno del Estado, habrían de vender esos lugares en detrimento de la ciudad.

Escribe con frecuencia artículos de fondo en diversos periódicos y revistas, donde se muestra como la pluma, ágil, aguda y erudita. Es miembro distinguido de la Corresponsalía del Seminario de la Cultura Mexicana, cuya presidencia ocupó varios años y actualmente Presidente de la Comisión de Estudios Históricos e Investigaciones Sociales del Estado de Durango, dependiente del Comité Directivo Estatal del P.R.I., cargo que desempeña con mucha eficiencia y ha sido capaz de aglutinar en ese grupo, a destacadas personas de letras de la entidad. Por su iniciativa se han editado varios trabajos de índole histórico cultural.

Como persona, tiene un don de gentes extraordinario, que lo hace ser admirado y estimado por la comunidad duranguense independientemente de partidos políticos y credos religiosos. So honradez acrisolada y su identificación con los humildes, le dan autoridad moral, para ser querido y respetado por todos los que conocemos. Cuando se le pregunta que cuánto se ha ganado en su vida de profesionista y político contesta:

“Mucho, todo el valor incalculable que representa el respeto y estimación del pueblo al que he servido desinteresadamente; siendo mi mayor satisfacción, el haber defendido siempre la dignidad y el patrimonio espiritual, material y cultural de Durango”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *