Biografías: Escritor

Utiliza este formulario para buscar biografías

Ignacio Manuel Altamirano

1834 - 1893

Nació el 13 de noviembre de 1834, en Tixtla, Guerrero. Sus padres fueron don Francisco Altamirano y doña Gertrudis Basilio, indios de raza pura. Murió en San Remo, Italia, el 13 de febrero de 1893.

Nació el 13 de noviembre de 1834, en Tixtla, Guerrero. Sus padres fueron don Francisco Altamirano y doña Gertrudis Basilio, indios de raza pura. Murió en San Remo, Italia, el 13 de febrero de 1893.

Sus primeros estudios los realizó en Tixtla, al ser electo su padre alcalde del pueblo y en 1849 pasó a Toluca donde se matriculó en el Instituto Literario gracias a una beca del gobierno del estado. Cursó las materias de español, latín, francés y filosofía. Fue bibliotecario del Instituto, lo cual le permitió vencer las dificultades que aun tenía con el idioma español y, alcanzar una vasta cultura y gran afición a las letras. En 1850 inició Ignacio Ramírez sus enseñanzas en el Instituto, sintió simpatía por Áltamirano, lo ayudó y ejerció gran influencia sobre él. Los vaivenes políticos del país llevaron al gobierno, en Toluca, a un grupo de “moderados” que atacaron a los profesores de tendencias liberales, terminando por destituir a Ramírez. Altmirano salió del instituto y vivió dando clases particulares y escribiendo. De esa época es su primer éxito literario: “Morelos en Cuautla”. En 1852 se inscibió en el Colegio de Letrán, en México, para estudiar leyes, de donde se lanzó a la revolución de 1854. Marchó hacia el sur a combatir contra el gobierno de Santa Anna al servicio del general Juan Álvarez, quien lo hizo su secretario. Al regresar a la ciudad de México siguió sus estudios y escribió para diversos periódicos con gran vehemencia a favor de la causa liberal. A finales de 1857 estalló la guerra civil; en enero siguiente se adueñaron los conservadores de la capital. Altamirano se volvió escritor de combate y conspirador; al iniciarse la guerra de Reforma, salió a combatir en el sur del país, apoyando al gobierno de Benito Juárez. En 1861 fue elegido diputado al Congreso de la Unión, en un debate pronunció un fogoso y elocuente discurso en contra de la amnistía que se proponía dar a los enemigos de la Reforma.

Durante la invasión francesa tomó otra vez tomó las armas para pelear contra los franceses y el imperio de Maximiliano. Con el grado de coronel estuvo con las tropas que ocuparon Querétaro, victorioso regresó con ellas a la capital. Finalmente decidió dedicarse íntegramente a la literatura.

Fundó en 1869, junto con Gonzalo Esteva, la revista El Renacimiento, para promover las letras en México. Trabajó con gran actividad en la prensa; fue maestro literario de las nuevas generaciones; restableció y presidió el Liceo Hidalgo; fundó El Correo de México junto con Ignacio Ramírez y Guillermo Prieto se consagró a la cátedra, siendo profesor en la Escuela Nacional Preparatoria, en la de Comercio y en la Nacional de Maestros, también estuvo en la burocracia.

Desde 1867 había empezado a publicar sus Rimas, poesías anteriores a esa época; en 1869 publicó en El Renacimiento su novela Clemencia; en 1870 apareció en folletín su cuento largo Navidad en las Montañas, considerado una de las joyas de la narrativa mexicana, y dos relatos novelescos breves: Las tres flores y Julia. En 1888 terminó de escribir su novela El Zarco, su mejor obra literaria póstuma, publicada hasta 1901. Dejó truncas dos novelas más: Antonio y Beatriz, y Atenea. Propició el renacimiento de la literatura mexicana, formando la escuela que habría de conseguir los frutos del modernismo.

En 1889 fue nombrado cónsul general en España, con residencia en Barcelona; después de un tiempo se hizo cargo del consulado de París. Visitó Italia, pero una grave enfermedad le obligó a ir a buscar la salud en las playas de San Remo, donde murió. Por disposición testamentaria fue incinerado y sus cenizas conducidas a México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *