Biografías: Músico

Utiliza este formulario para buscar biografías

Jaime Nuno

1824 - 1908

Nació el 8 de septiembre de 1824 en San Juan de las Abadesas, una localidad de Gerona, en Cataluña, España.

Nació el 8 de septiembre de 1824 en San Juan de las Abadesas, una localidad de Gerona, en Cataluña, España. Sus padres fueron Francisco Nunó y Magdalena Roca, quienes fallecieron antes de que Nunó cumpliese los nueve años. Tras la muerte de sus padres quedó bajo la tutela de su tío Bernardo, un comerciante de sedas de Barcelona que financió sus estudios musicales en la ciudad condal. Ahí demostró sus aptitudes como solista en la catedral de la ciudad tras lo cual se ganó una beca para estudiar con el compositor Severio Mercadante en Italia. A su regreso a Barcelona fue nombrado director de la Banda del Regimiento de la Reina en 1851 y viajó con ellos a Cuba, donde conoció y trabó amistad con el ex presidente mexicano Antonio López de Santa Anna.

Santa Anna regresó a México para ocupar de nuevo la presidencia y en 1853 invitó a Jaime Nunó a encabezar las bandas militares mexicanas. Su llegada coincidió con la convocatoria al concurso nacional para componer el himno nacional de México. Nunó participó musicalizando las estrofas compuestas por el poeta mexicano Francisco González Bocanegra y el 12 de agosto de 1854 fue declarado triunfador.

Tras la caída del presidente Santa Anna, Nunó decidió emigrar a los Estados Unidos donde trabajó como concertista y director de óperas, una de las cuales lo llevó de gira por el continente americano en 1864. Tras radicar un tiempo en España regresó a los Estados Unidos para establecerse en el estado de Nueva York donde fue redescubierto por un periodista mexicano en el año de 1901. Al conocerse la noticia en México, el entonces presidente Porfirio Díaz lo invitó al país donde recibió varios homenajes entre 1901 y 1904. Murió en Nueva York el 18 de julio de 1908 y en 1942 el gobierno mexicano mandó exhumar sus restos para trasladarlos a la Rotonda de los Hombres Ilustres ubicada en el Panteón Civil de Dolores de la ciudad de México, donde aún reposan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *