Biografías: Durangueño

Utiliza este formulario para buscar biografías

Jeronimo Hernandez

1780 - 1856

Nació e el año de 1780 en la ciudad de Durango, Dgo., hijo de Vicente Ferrer Hernández y Mariana Andrade. Estudio en la ciudad natal y en su juventud se dedicó a la minería.

Nació e el año de 1780 en la ciudad de Durango, Dgo., hijo de Vicente Ferrer Hernández y Mariana Andrade. Estudio en la ciudad natal y en su juventud se dedicó a la minería.

A raíz de la descubierta conspiración de José Cruz Valdez entre 1808 y 1809, en la región de Mezquital, el Gobierno de la provincia de Nueva Vizcaya, redobló la vigilancia y con ellos las persecuciones y los asesinatos en algunos casos masivos; lo cual vino a traer un ambiente de intranquilidad, que aceleró los deseos de independencia.

Vicente Ferrer Hernández y su hijo Jerónimo era de ideas liberales y partidarios de la independencia, circunstancia que provocó que fueran detenidos y encarcelados cuando en Durango se conoció la noticia del Grito de Dolores. Al investigarlos no se les encontró conexión con la rebelión de Hidalgo por la que pronto se les puso en libertad.

Al ser liberados, Jerónimo se internó en el antiguo partido de San Juan del Río y recorriendo la ranchería en donde tenían conocidos, reunió una fuerza de 400 hombres que aunque mal armados, y sin preparación militar, los concentró en el rancho de Porfías Municipio de Pánuco de Coronado, perteneciente a la antigua hacienda de Tapona (hoy ciudad Guadalupe Victoria), en donde en solemne ceremonia declaró la Independencia a principios de diciembre de 1810, tres meses después que Hidalgo la había hecho en Dolores. Una acción de esta naturaleza, no podía ser tolerada por las autoridades del Gobierno Colonial, quienes mandaron un fuerte contingente militar de más de 4000 realistas a sofocar la rebelión de Durango.

El encuentro tuvo lugar en los llanos de Tapias del Municipio de Peñón Blanco, que resultó adverso para las visoñas fuerzas insurgentes. El Capitán Jerónimo Hernández, en un esfuerzo de gran temeridad, llegó hasta el campamento enemigo y arranco una bandera de las fuerzas opositoras, acción heroica que admiraron los mismos españoles.

Era militarmente imposible una victoria para los insurgentes. Las fuerzas de Hernández, no tenían preparación militar, estaban mal armadas, eran muy inferiores en número; así que fueron completamente derrotadas. Los pocos insurgentes que se salvaron huyeron en desbandada, entre ellos su propio jefe. Jerónimo se refugio en el Mezquital, donde estableció una fundición de cañones y reclutaba gente que enviaba a las fuerzas insurgentes del interior del país. Participó en la toma de Durango en el año de 1821 formando parte del contingente militar que comandaba el General Pedro Celestino Negrete.

Consumada la independencia Jerónimo Hernández que ya entonces era Coronel, se retiró a la vida privada dedicándose a la explotación de unas minas de su propiedad en la población de Fresnillo, Zacatecas.

En el año de 1826, mediante un documento que se conoció con el nombre de Manifiesto de minería del Coronel Hernández, Jerónimo propuso al Gobierno una fórmula para impulsar la producción y aumentar las fuentes de trabajo, mediante el establecimiento de una gran red de minas abiertas que trabajaban bajo su dirección comprometiéndose a colaborar al pago de la deuda interior y exterior. En el año de 1899, de su propio peculio, ordenó que se iniciara la construcción del templo “Los Ángeles” que por diversas circunstancias se había suspendido la obra.

Murió en Durango el año de 1856 a la edad de 76 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *