Biografías: Durangueño | Músico

Utiliza este formulario para buscar biografías

Jesus Velazquez Rodriguez

1914 - ?

Notable violinista, autor de varias composiciones musicales, violín concertino de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Nacional y Maestro de Cultura Musical en la Escuela Normal Rural "J. Guadalupe Aguilera", Dgo.

Notable violinista, autor de varias composiciones musicales, violín concertino de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Nacional y Maestro de Cultura Musical en la Escuela Normal Rural “J. Guadalupe Aguilera”, Dgo.

Jesús Velázquez Rodríguez nació en la Hacienda de la Punta, del Estado de Durango el día 18 de abril de 1914; fueron sus padres, don Cipriano Velázquez y la señora doña Agustina Rodríguez de Velázquez.

Estudió su educación primaria elemental en la ciudad de Durango, al mismo tiempo que iniciaba sus estudios de música con los maestros don Francisco Ramírez, don Luís de la Rosa y don Miguel Lazalde, quienes se sorprendieron de advertir las aptitudes musicales de Cuy, quien en un mes acabó de estudiar el primer curso de Método de solfeo de don Hilario Eslava, y sentia la necesidad de que lo pusieran a estudiar otras cosas.

Sus maestros lo estimaron por su manera de ser y su vocación musical manifiesta y lo recomendamos para que al mismo tiempo que estudiaba pudiera trabajar. Formó parte de la orquesta que dirigía el maestro Alberto M. Alvarado y también de la del maestro Arturo Lugo, los dos eminentes músicos duranguenses.

En los años de 1930 a 1937 el maestro Velázquez, ocupó una función musical muy importante en la entidad ya que por sus conocimientos y capacidad siempre fue el violín principal de todas las compañías de ópera, zarzuela y revista que visitaron la ciudad durante esa época.

Mientras más cosas aprendía, se daba cuenta que más cosas ignoraba y sintió la necesidad de trasladarse a la capital de la República, para estudiar en el Conservatorio Nacional de Música. A principios de 1937, se trasladó a la ciudad de México, donde pasó grandes penalidades para conseguir su ingreso al Conservatorio y para obtener un empleo básico que le sirviera de sostenimiento en sus estudios.

La experiencia que tenía como violinista y los estudios que sobre música había realizado en Durango, le permitieron obtener algunos empleos transitorios, hasta que se colocó como integrante de la orquesta del restaurante capitalino “Chapultepec” de la cual en 1944 llegó a ser director durante tres años. En el año 1948 trabajó como integrante de la orquesta de Ray Montoya en “El Patio” donde permaneció durante siete años.

En el Conservatorio Nacional de Música, llegó a ser alumno distinguido por su alto nivel de aprovechamiento. Estudió violín con el maestro Ezequiel Sierra, Conjunto de Cámara con Luís G. Saloma; solfeo, teoría y dictado con el maestro duranguense Pedro Michaca, Sistema de Sonido 13, y dirección de orquesta con Julián Carrillo; armonía, con el maestro Juan León Mariscal, quien le concedió el honor de nombrarlo violín concertino de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio puesto que ocupó por mucho tiempo.

También formó parte en Conjuntos de Cámara que con fines de ofrecer conciertos especiales, se organizaba en esa época en el Conservatorio.

Su estancia en la ciudad de México fue positiva para su persona, porque le permitió acumular una gran experiencia y establecer muchas relaciones con personajes importantes del arte y de la política. Trabajó en todas las estaciones de radio del Distrito Federal y en algunos canales de televisión. Durante el sexenio del licenciado Miguel Alemán Valdez, como Presidente de la República, nuestro biografiado llegó a ser violinista particular del Primer Magistrado de la nación y entre sus composiciones figura el vals “Anochecer” a quien el licenciado Alemán puso el nombre durante la tarde de estreno.

Como compositor es fecundo y pródigo, ha compuesto mucha música de calidad. En la clase del maestro Julián Carrillo compuso una canoa de 48 partes, llamado “Desolación”, inspirado en el panorama de desolación que dejaron las explosiones atómicas en Hiroshima y Nagasaki el año de 1945. Cuando el maestro Carrillo como catedrático escuchó la composición de su alumno; visiblemente conmovido y agradado exclamó en presencia de los alumnos de la clase: “un trabajo como éste, nadie lo había hecho antes”.

Como violinista la mayor parte de sus composiciones son románticas, destacando entre su abundante producción: canción de navidad, madrecita, Hermelinda, Gabriela, himno a la escuela Normal Superior de Durango y el himno a la escuela Normal Rural de J. Guadalupe Aguilera.

En el año de 1945 regresó a su tierra con el deseo de integrar un grupo de músicos que contribuyeran al resurgimiento musical de Durango. Invitado por el maestro Alfredo González fundador de la escuela Superior de Música y director de la Sinfónica de la misma escuela.

Chuy Velázquez volvió a la Perla del Guadiana con el puesto de violín y sitaria, razón por la cual, tuvo necesidad de abandonar la Sinfónica y la Escuela superior de música para dedicar todo su tiempo al grupo orquestal recién formado. Jesús Velázquez, además de músico es maestro por vocación y con agrado practica la docencia. Es actualmente catedrático de Cultura Musical en la Escuela Normal Rural “J. Guadalupe Aguilera” donde es ampliamente apreciado por sus alumnos y compañeros de trabajo.

En la escuela Normal, ha organizado estudiantinas y conjuntos musicales que han obtenido notables triunfos en concursos nacionales de Escuelas Normales Rurales. En los eventos culturales del magisterio, Velázquez Rodríguez obtuvo un primer lugar como violinista.

Como hombre, es amable y humano, siendo muy estimado en todos los círculos sociales de la ciudad de Durango. Pertenece a varias sociedades y agrupaciones culturales en las cuales goza de gran estimación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *