Utiliza este formulario para buscar biografías

Joaquin Zarco Mateos

?

Notable periodista, director del periódico “El siglo Decinieve” fundador de los periódicos Las cosquillas la independencia mexicana y la acción Amigo, consejero y defensor del presidente Juárez, ministro de relaciones exteriores de la republica, diputado del congreso constituyente de 1856-1857

Notable periodista, director del periódico “El siglo Decinieve” fundador de los periódicos Las cosquillas la independencia mexicana y la acción Amigo, consejero y defensor del presidente Juárez, ministro de relaciones exteriores de la republica, diputado del congreso constituyente de 1856-1857, escritor, autor de Historia del Congreso nació en la ciudad de Durango, Estado del mismo nombre el día 3 de diciembre de 1829.

Fue hijo de don Joaquín Zarco coronel insurgente que había militado bajo las ordenes del generalísimo don José Maria Morelos y de la señora doña Maria Mateos de Zarco mujer de descendencia liberal.

Por razones de trabajo, la familia abandono la ciudad de Durango cuando el niño tenia tres meses de edad radicándose definitivamente en la ciudad de México, donde Joaquín Francisco inicio sus estudios de educación primaria y posteriormente debía de pasar la mayor parte de su vida política social y profesional dedicada al periodismo.

Cuando Francisco tenía 12 años de edad, radicaba en la ciudad de Toluca, a donde la familia se había trasladado temporalmente; su padre en esa época ocupaba el hueso de secretario de gobierno del Estado de México.

Cuenta uno de sus biógrafos que en ese tiempo el gobernador del Estado, don Francisco Olaguibal, cuando paseaba por una de las calles de la ciudad, advirtió que entre un grupo de colegiales, había uno de que por su manera de argumentar, dirigía la discusión.

Hechas las aclaraciones del caso, descubrió que aquel chico era Francisco Zarco, el hijo de su secretario, y le comisiono para que se pronunciara el discurso patriótico el 16 de septiembre de 1841. Fue el primer discurso público de don Francisco y el inicio de su carrera de orador.

Posteriormente inicio sus estudios superiores en el Colegio de Minas de la Cd. De México y mas tarde también se inicio en la ciencia del Derecho, carreras que ni una ni otra termino por dificultades económicas de la familia, inclinándose definitivamente por el estudio de los idiomas: francés, ingles, italiano y alemán los cuales estudio y domino en forma autodidacta. Siendo muy joven se incorporo al Ministerio de Relaciones Exteriores como traductor, para ocupar después el cargo de secretario de Actas.

Encontrándose Zarco ene. Desempeño de su cargo en la ciudad de Querétaro sede esta del gobierno federal por la intervención norteamericana en 1847. Don Manuel Gómez Pedraza pronuncio un discurso que fue tomado caligráficamente por nuestro biografiado.

En el año de 1848, después de firmados los tratados de Guadalupe Hidalgo, el Gobierno de la Republica volvió a la Cd. De México y Zarco se inicio como periodista escribiendo en el periódico “El Siglo Diecinueve” del que pronto llego a ser director. El 16 de septiembre de 1848 el periódico de línea conservadora “El Universal” asentó en si editorial que esa fecha, que no debía celebrase como fiesta patria porque era el principio de todos nuestros males y declaraba como único héroe a don Agustín de Iturbide.

Don Francisco Zarco, que a penas tenía 19 años de edad contesto la ofensa con artículos mesurados, consistentes y reflexivos impregnados de sabiduría y patriotismo que dejaron callado a “El Universal” El 5 de mayo de 1852 apareció el primer número de “Las Cosquillas” periódico de combate que dirigía también don Pancho y criticaba duramente al régimen conservador de Arista. Zarco fue demandado y perseguido y periódico clausurado el 9 de junio del mismo año. En ese mismo tiempo estallo una rebelión contra el gobierno en Jalisco y Zarco desde “El Siglo Diecinueve” en varias editoriales declaro que era insurrección era anticonstitucional. Aquí es donde se manifiesta la talla del periodista, al sentar la tesis que los problemas y persecuciones personarles no deben influir en definición de conductas de periodistas.

Zarco defendió al gobierno que le había clausurado su periódico y lo perseguía porque la rebelión era ilegal desde el punto de vista constitucional. Mientras la rebelión crecía, el gobierno publico un decreto el 21 de septiembre de 1852 donde se imponían penas a los directores de periódicos que criticaran al gobierno.

Zarco como director de “EL Siglo Diecinueve” no hizo comentario alguno, sino que, en sus ediciones de los días 22 y 23 dio publicidad en primera plana al decreto y dejo en blanco la segunda y tercera plana para no incluir noticias desagradables al gobierno, .la cuarta plana de información local, solo contenía encabezados como “La Suprema Corte y el Derecho de Imprenta” “Estado Actual de la Revolución “ pero el espacio correspondiente a la noticia, permanecía en blanco.

Hermosa conducta de un periodista limpio. No se arrastren para hacer el juego al Gobierno ni provoco el enfrentamiento destructivo.

Otro rasgo hermoso de su comportamiento como hombre y periodista fue cuando por convicción y filiación liberal se le tildo de ateo y no creyente ni católico y don Francisco respondió en los editoriales de “EL Siglo Diecinueve” de los días 24 y 25 de marzo de 1853 que fueron jueves y viernes santos, con verdaderos sermones en los que hablo de Cristo, del amor entre los hombres , de los principios morales y religiosos de la familia, de la convicción humana y de la fe.

El ateo no creyente, mostró ser más cristiano y conocedor de la filosofía de Cristo que sus acusadores.

El 30 de Abril de 1853 Santa Anna, tomo nuevamente el poder e incorporo en su gabinete a Lucas Alemán, recalcitrante conservador, enemigo acérrimo de Francisco Zarco a quien persiguió y molesto por su reconocida filiación liberal.

Se le aplicaran multas injustas, se le decomisaron ediciones completas del periódico y todo por no claudicar as sus principios ni pactar con el Gobierno. El 2 de Junio del mismo año muere Lucas Alemán y don Pancho su enemigo político, público un amplio artículo donde deploraba la muerte de alemán y lo trataba de cuto, caballero y leal a sus principios del partido conservador. Otra manifestación de decencia y calidad humana del periodista duranguense.

Por ese mismo tiempo la “Ley Lares” que estableció la obligación a cada periódico de pagar multas por artículos publicados que no eran favorables al Gobierno, clausuro los periódicos “El Monitor Republicano”, “El Instructor del Pueblo”, “El Telégrafo” “El Rectificador”. “La Opinión”, “La Democracia” y otros.

El director de “El Siglo Diecinueve” sostuvo su periódico sacándolo con páginas en blanco y pagando frecuentemente multas para sostener su publicación en pie. Aun con esa terrible represión que la “Ley Lares” imponía a la prensa, don Francisco cada vez que era clausurado un periódico , por una parte la fe inquebrantable en sus principios y otra, su tacto de periodista para, sin tranzar con el Gobierno, mantenerse en pie de lucha, con su periódico en circulación. El primero de marzo de 1854 se proclamo el Plan de Ayutla y Francisco Zarco poco tiempo después se adhirió al Plan y divulgo sus postulados.

El 14 de agosto de 1855, al triunfo definitivo de los liberales, una multitud enardecida, al grito de “mueran los conservadores” destruyo e incendio la prensa del periódico “El Universal” de filiación conservadora y gobiernista y trataron de hacer lo mismo con el periódico “EL Ómnibus” que también era de los mismos.

No obstante que estos dos periódicos habían atacado, criticado y ridiculizado a Zarco el periódico que dirigía; don Francisco acompañado de otros escritores liberales, debían respetar la libertad de prensa, de expresión y de pensamiento. Otra manifestación del duranguense se autentico liberalismo y de calidad humana que no le permitió mezclar los sentimientos personales con los principios doctrinarios.

Cabe hacer notar que además don Joaquín Francisco fue autentico educador ya que por los años de 1851 a 1853 fue secretario y socio de la compañía Laucosteriana, la cual tenia como propósito renovar en el país la deficiente instrucción publica. Ejerció la docencia como catedrático en la escuela preparatoria y en la escuela para Maestros.

Como intelectual su labor fue relevante ya que por mucho tiempo dirigió un periódico literario y un Boletín literario, que fueron órganos de divulgación de cultura en su época.

Cuando se abordó el tema de las relaciones de la Iglesia y el Estado; nuestro biografiado sentó claramente su posición al escribir con fecha 16 de octubre de 1855 en editorial que tituló de “Concordato” en el que sostenía, que un tratado entre el estado mexicano y la Iglesia Católica, significaría de hecho y de derecho, la existencia de un Estado dentro de Coahuila. Al siguiente día 26, Juárez decretó la independencia de Coahuila, de Nuevo León, recobrando aquella entidad su soberanía. De esta manera, don Joaquín Francisco Zarco Mateos, ocasionalmente se convirtió en la figura que propició que el estado de Coahuila recobrara su soberanía que había perdido.

Además de dirigir el periódico La Acción en Saltillo, don Pancho, ejerció la docencia por ese tiempo, al impartir cátedra en las escuelas nocturnas para artesanos y adultos que él mismo había fundado en la ciudad, ya que, sostenía el punto de vista de que no puede haber libertad con ignorancia.

Por razones de estrategia política don Joaquín Francisco Zarco Mateos, se trasladó a los Estados Unidos de Norteamérica en donde estuvo en destierro de 1864 a 1867. En el destierro trabajó como traductor para obtener el sustento de la familia, al mismo tiempo organizaba a los mexicanos en clubes partidarios a la causa liberal, escribía en los periódicos explicando el problema de México y pronunciaba discursos en ceremonias cívicas, siempre con acentuado tinte liberal.

Consiguió hacer llegar al Gobierno norteamericano los artículos que en Saltillo había escrito sobre el “tratado de Miramar”.

Las cosas cambiaron, Juárez regresó a la Cd. de México y Zarco con su familia a su patria.

En elecciones resultó diputado al Congreso Federal por Tlaxcala, estado al que representaba cuando murió a las seis y media de la mañana del día 22 de diciembre de 1869.

El mismo día 22 el Congreso lo declaró Benemérito de la Patria y se dispuso que se escribiera su nombre en el Salón de sesiones del Congreso de la Unión.

Sus restos descansaron hasta el día 3 de diciembre de 1979 en la cripta No. 667 del Panteón de San Fernando en la Cd. de México y a partir de esa fecha, fueron trasladados al mausoleo que en el mismo cementerio se construyó en su honor.

Sobre una personalidad tan extraordinaria y brillante como fue la de Joaquín Francisco Zarco Mateos, políglota, orador, tribuno y periodista, legislador, constituyente de 1857, ministro de estado, inmaculado patriota, luchador, liberal incansable y hombre de probo y justo, cualquier comentario resulta pobre e insuficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *