Biografías: Durangueño | Politico

Utiliza este formulario para buscar biografías

Jose Revueltas

1914 - 1976

Nació en Santiago Papasquiaro, Dgo., el 20 de noviembre de 1914. Desde muy pequeño se sublevó ante la injusticia social, la miseria y la corrupción, las que denunció tenaz e insistentemente en su obra.

Nació en Santiago Papasquiaro, Dgo., el 20 de noviembre de 1914. Desde muy pequeño se sublevó ante la injusticia social, la miseria y la corrupción, las que denunció tenaz e insistentemente en su obra.

Su visión del mundo lo inclinó hacia el marxismo y su afiliación al Partido Comunista Mexicano (1932), en el que organizó la Federación de Juventudes Comunistas. A los quince años, acusado de sedición y motín, fue internado en un reformatorio, experiencia que después daría origen al relato “El quebranto”.
Cuando asesoraba a los trabajadores huelguistas de la fábrica El Buen Tono, fue detenido y enviado a las Islas Marías, experiencia que inspiró su primera novela Los muros de agua (1941).

Regresó a la ciudad de México donde continuó su militancia política y colaboró en periódicos y revistas.

En mayo de 1934, nueva deportación a las Islas Marías por su participación en una huelga en Ciudad Anáhuac, N.L. Fue condenado a diez mese de trabajos forzados. En 1935 retorno a la capital del país. Viajó a Moscú, donde permaneció seis meses, para representar al PCM en el Congreso Mundial de la Internacional Socialista. En 1943 publicó su segunda novela: El luto humano (Premio Nacional de Literatura y traducida al inglés, italiano, húngaro y francés).

Ese mismo año fue expulsado del Partido Comunista. Colaboró entonces con El Popular, editado por el Partido Popular, fundado por Lombardo Toledano. Escribió argumentos para cine y adaptó cuentos y novelas. En 1944 apareció Dios en la tierra, integrado por dieciséis relatos cuyo trasfondo histórico lo constituye la guerra cristera. En 1949 se publicó Los días terrenales, a la que siguió En algún valle de lágrimas (1956) y varias otras novelas, obras de teatro y cuentos, además de textos teórico-políticos.

En 1961 fundó la Liga Leninista Espartaco, que abandonó poco después. En 1968, al estallar el movimiento estudiantil, Revueltas se unió a la causa; después de Tlatelolco, fue aprehendido y confinado en Lecumberri por casi dos años y medio. Sus ideales insatisfechos y la incomprensión de la sociedad lo llevaron al alcoholismo en grado extremo.

Cuentan sus amigos universitarios que cuando se encontraba detenido en Lecumberri en 1968, fue necesario alimentarlo a base de gelatinas preparadas con cogñac que se le suministraban diariamente, por el grado de alcoholismo en que se encontraba y la prohibición carcelaria para hacerle llegar lo que tanto necesitaba.

Fruto de esta experiencia fue El Apando (1969). El licor no afecto su lucidez y José Revueltas dictó cátedras y conferencias en la Universidad de México y otros centros de alta cultura. Murió el 14 de abril de 1976 en la ciudad de México y se le hizo un homenaje póstumo de cuerpo presente en el Aula Magna de la Máxima Casa de Estudios de la cultura mexicana.

Su cadáver fue expuesto en la Universidad y los universitarios mexicanos lo acompañaron a su última morada en el Panteón Francés, donde descansa este gran duranguense. En la ciudad de Durango una colonia y un parque público llevan su nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *