Biografías: Durangueño

Utiliza este formulario para buscar biografías

Juan Jose Zambrano

1750 - 1816

Aún no siendo duranguense de origen su nombre está íntimamente ligado a la historia de Durango de finales del siglo XVIII y principios del XIX, razón por la cual lo considero digno de figurar en este modesto trabajo.

Aún no siendo duranguense de origen su nombre está íntimamente ligado a la historia de Durango de finales del siglo XVIII y principios del XIX, razón por la cual lo considero digno de figurar en este modesto trabajo.

Nació en Alfaro, reino de Navarra el año de 1750, fue hijo legítimo de don Manuel de Zambrano y de doña María Manuela Amaya Calderón. Siendo muy joven se trasladó a la Nueva España donde estudió la carrera de las armas y se graduó como capitán de las milicias provinciales.

Atraído por las noticias deslumbrantes de la existencia de minas fabulosas en la Provincia de Nueva Vizcaya, vino a radicarse a la ciudad de Durango, donde. Posteriormente cambió su residencie al Mineral del Guarizamey y al poner sus sirvientes una gran lumbrada, pues casualmente habían puesto la lumbre en una veta de este mineral de plata que “graneaba”.

Este fue el origen del descubrimiento de la mina que todavía en la actualidad se explota y se llama La Tecolota, porque al decir de la leyenda momentos antes de ser descubierta la veta, una tecolota cantó insistentemente sobre el árbol donde se puso la lumbre y se cuenta que dijo Zambrano: “Esta Tecolota algo bueno o algo malo nos anuncia”, minutos después descubrieron la rica veta de plata.

Esa mina le produjo una gran riqueza a su dueño y le dio para comprar en 1786 las minas de Agua Caliente en Guarizamey y las de La Puerta de San Dimas que había descubierto Cayetano Flores.

Posteriormente denunció las minas de “Nuestra Señora de Guadalupe” en el cerro de Gavilanes y la de “La Candelaria” que hasta estos últimos tiempos ha dado una fabulosa riqueza a la compañía norteamericana que la explota en Tayoltita.

Según datos muy confiables, Zambrano ganó en sus minas la enorme suma de 14, 000,000.00 de pesos, cantidad que era una fortuna y lo convirtió en uno de los hombres más ricos de la Nueva España.

Fue dueño de enormes latifundios en la Región Lagunera, entre otras las Haciendas de Ramos, Avilés, San Juan de Castas y otras regadas por el río Nazas.

Construyó en la ciudad de Durango para su residencia particular un suntuoso palacio que actualmente es el Palacio de Gobierno. Anexo a su palacio mandó construir para su recreo particular un teatro que ahora es el teatro victoria.

Se caso con doña Ana María Xijón con quien no tuvo descendencia. Cuando murió su esposa contrajo nupcias con doña Silvestre Pereyra de cuyo matrimonio nació su hijo único de nombre Ramón.

Cuenta la leyenda que cuando bautizó a Ramón mandó poner dos hileras de barras de plata para que pasaran sobre ellas los padrinos que llevaban al niño al bautizo. Parece que el ayuntamiento no permitió tal ostentación, argumentando que ni el Virrey de la Nueva España paseaba sobre la plata y por consecuencia eso no se permitía a un particular.

Se cuenta también que en una ocasión cuando paseaba por los portales de su palacio don Juan José Zambrano, vio que paseaba por los portales de su palacio don Juan José Zambrano, vio que pasaba por la calle un arriero con un atajo de mulas muy gordas. Le gustaron al Sr. Zambrano quien le preguntó al arriero que si vendía las mulas.

Contestó que no eran de su propiedad que eran de su patrón. ¿Quién es tu patrón? Preguntó. El hombre más rico de Durango, contestó. Por eso no vende las mulas. Eso no es posible ¿Quién es el? Inquirió don José con enojo. Pues yo no lo conozco, pero dicen que se llama don Juan José Zambrano. Contestó el arriero humildemente. Era tanta su riqueza que no identificaba lo que era suyo.

El capitán Zambrano fue regidor, Alferez Real y alcalde ordinario de la ciudad de Durango. Murió el día 17 de febrero de 1816.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *