Biografías: Durangueño | Lider

Utiliza este formulario para buscar biografías

Juana Villalobos

1872 - 1938

Primera directora de la escuela anexa a la Normal- Participó en la Reforma Duranguense de la Educación- Directora e Inspectora de escuelas primarias- Directora de la escuela para profesores en Gómez Palacio, Dgo.

Primera directora de la escuela anexa a la Normal- Participó en la Reforma Duranguense de la Educación- Directora e Inspectora de escuelas primarias- Directora de la escuela para profesores en Gómez Palacio, Dgo.

La profesora Juana Villalobos nació en la ciudad de Durango, Estado del mismo nombre el día 27 de diciembre de 1872. Fue hija del señor Rafael Villalobos y de la señora Isabel Villalobos de Villalobos.

Estudió en su ciudad natal la educación primaria elemental bajo la dirección de la profesora Refugio González, que mucho la estimó por la dedicación al estudio.

Ingresó al Instituto de niñas con el objetivo de estudiar para profesora de educación primaria, carrera que la cautivó desde muy pequeña.

Su brillante inteligencia y dedicación al estudio, la hicieron que captara la simpatía de sus maestros y estimación de sus compañeros de estudios, haciéndola acreedora a los primeros premios del Instituto que consistían en el otorgamiento de medallas de plata y oro. El director de la escuela, Dr. Carlos Santa María, le otorgó en 1890 un premio personal, como reconocimiento a los progresos alcanzados en las asignaturas de literatura y moral.

El mismo año fue fundada la escuela de Prácticas anexa al instituto que fue el antecedente de la actual escuela anexa a la Normal. Juana Villalobos fue nombrada primera Directora de la mencionada escuela, no obstante que aún se encontraba en calidad de estudiante.

En el año de 1891, terminó sus estudios, presentando un brillante examen profesional, siendo así la primera maestra en Durango que obtuvo el título de profesora de Instrucción primaria Superior.

Ejerció la docencia en diversas escuelas de la ciudad y pronto fue nombrada directora de la escuela Oficial no. 5 para niñas. Estando al frente de esa escuela en 1908 se celebró la IV exposición regional del Estado, precisamente en el edificio que ocupa ahora el internado que lleva su nombre.

Los alumnos de las escuelas que ella dirigió presentaron numerosos trabajos que por su calidad se llevaron la mayor parte de los premios.

La profesora Villalobos participó de manera destacada en la Reforma Escolar Durangueña que emprendió en el Estado el ilustre pedagogo Bruno Martínez.

En el año de 1917 cuando se radicó la ley de enseñanza primaria del Estado, nuestra biografiada fue invitada por el entonces Director de Educación del Estado, Profr. Francisco Ceniceros, a participar en la redacción de tan importante documento.

En 1910 fue nombrado en substitución de la Profa. Francisca Escárzaga, directora de la escuela superior de Niñas, “Vicente Saracho”, entonces única escuela de esa categoría en la ciudad.

En 1919, fue designada inspectora de escuelas de la ciudad de Durango y con tal carácter asistió como delegada representante en la entidad, al Congreso Nacional de Educación que promovió la creación de la Secretaría de Educación Pública. Intervino también junto con los profesores Arnulfo Ochoa Reyna y José D. Quiroga para la federalización de varias escuelas de la ciudad, ocasionando con esto, la fundación de la Delegación Federal de Educación y que fue el antecedente de la actual Dirección Federal de Educación.

El año de 1923, fue nombrada Directora de la Escuela Regional Mixta para profesores, establecida en Gómez Palacio, Dgo., clausurado este plantel pasó a su antiguo puesto de Inspectora de la 5ª. Zona de la escuela de la capital; de donde se retiró en 1929 para ocupar la cátedra de 1º y 2º curso de lengua y literatura castellana en la escuela Normal del Estado, distinción que se le otorgó por su capacidad y preparación.

Uno de los biógrafos dice: “Juana Villalobos, fue maestra por excelencia. Sensitiva y de ideas avanzadas, hizo suyas las desventuras de los necesitados y luchó por su redención. Abrazó devotamente el ideario de la Revolución Mexicana y sólo reconoció una aristocracia: la del cerebro; y una superioridad: la del corazón.

Fue revolucionaria en el sentido filosófico del término y en la manifestación humana de la acción.

La labor social que desarrolló, sin programas oficiales, porque en ese tiempo no aparecían esos aspectos de la educación en los planes de estudio, sólo fue el producto de sus convicciones de generosidades y desprendimiento: enseñó, aconsejó, orientó y aún compartió sus modelos emolumentos con las necesidades.

La señorita Villalobos se adelantó a su época y cargó sobre sus hombros la censura de sus adversarios”.

Murió el día 5 de noviembre de 1938 en la ciudad que la vio nacer.

El internado de primera enseñanza dependiente de la Secretaría de Educación Pública que funciona en Durango, Dgo., lleva su nombre como reconocimiento del pueblo y gobierno a tan notable educadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *