Biografías: Durangueño

Utiliza este formulario para buscar biografías

Lino Ramirez Palacio

1831 - 1868

Nació en la cuidad de Durango, en el año de 1831. Realizó sus estudios primarios y elementales en su ciudad natal y a la edad de años fue enviado a la capital de la república

Nació en la cuidad de Durango, en el año de 1831. Realizó sus estudios primarios y elementales en su ciudad natal y a la edad de años fue enviado a la capital de la república para continuar sus estudios en el colegio de San Gregorio donde se graduó como bachiller en filosofía en 1847.

Regresó a Durango y dedicado a las actividades comerciales en corto tiempo hizo una considerable fortuna, que le permitió continuar estudiando que era uno de los anhelos más grandes de su vida.

A los 20 años de edad su propósito de continuar sus estudios no se quebrantaba y en el año de 1851 volvió a la ciudad de México inscribiéndose en la escuela de medicina; institución que le otorgo el título de médico en el año de 1858. Como estudiante se distinguió por su dedicación, su gran capacidad de trabajo, su espíritu de investigador y sus hábitos de observación aguda y reflexiva. Desde pequeño fue enfermizo y con las tareas del estudio su salud se quebrantó notablemente, lo cual en nada menguaba sus tareas a realizar y su trabajo hasta altas horas de la noche. Sus prácticas de interno las realizó en hospitales de San Andrés y San Juan de Dios de la capital.

Fue un republicano convencido y en el año de 1863 cuando el presidente Juárez, abandonó la capital de la república Ramírez lo siguió y se trasladó con los liberales a San Luis Potosí.

En 1864 se embarcó en Veracruz con destino a Europa donde permaneció dos años, dedicado al estudio y a la investigación, oportunidad que aprovechó para visitar hospitales y clínicas de Alemania, Bélgica, Francia y España. En Francia asistió a la exposición universal, donde fue invitado a disertar en colaboración con las principales figuras científicas francesas de la época.

A su regreso a México, los médicos mexicanos quisieron aprovechar sus bastos conocimientos y lo invitaron a ingresar a la Academia Nacional de Medicina a la que ingresó en 1866. Su labor como académico fue brillante y sus notables intervenciones están registradas en el libro de actas que en la institución se llevó en esa época, trabajos que fueron considerados como verdaderas aportaciones a la medicina y fueron publicados en la gaceta médica de m3éxico, órgano informativo de la academia.

Las enormes cargas de trabajo que se echaba a cuestas como investigador y su condición física poco saludable le provocaron una muerte temprana a los 37 años de edad, cuando apenas empezaba su aportación científica a la humanidad. Murió en la ciudad de México, D.F. el año de 1868.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *