Biografías: Gobernante

Utiliza este formulario para buscar biografías

Luis XIV

1638 - 1715

El conocido como el Rey Sol, nació el 5 de septiembre de 1638, en Saint Germain-en-Laye. Hijo de el rey Luis XIII y Ana de Austria.

El conocido como el Rey Sol, nació el 5 de septiembre de 1638, en Saint Germain-en-Laye. Hijo de el rey Luis XIII y Ana de Austria.
En el año 1643 murió Luis XIII. Y su esposa con el apoyo del cardenal Mazarino, gobernó Francia como regente. Tutores que le proporcionaron una educación mediocre. Luis vio la necesidad de imponer orden, estabilidad y reformas en Francia, además de provocar en él una profunda desconfianza hacia la nobleza tras La Fronda (dos rebeliones en contra de la Corona, que tuvieron lugar de 1648 a 1653). Luis se casó con su prima española, la infanta María Teresa, hija de Felipe IV, rey de España, e Isabel de Borbón, en 1660. Al fallecer Mazarino, Luis decidió gobernar solo, y eligió como asesor financiero a Jean-Baptiste Colbert.

A pesar de una juventud libertina , Luis demostró ser un rey trabajador. Todos los lunes, miércoles y sábados presidía las reuniones de una junta de ministros Desarrolló dos nuevos y eficaces instrumentos de poder: un cuerpo de diplomáticos profesionales y un ejército permanente. Desde 1682, el rey vivió en Versalles, cerca de París, un magnífico palacio que se convirtió en uno de los principales lugares de interés de Europa. En el exterior, su objetivo fue consolidar sus defensas en las fronteras del norte y del este, e impedir cualquier resurgimiento del poder por parte de la dinastía Habsburgo, que anteriormente había amenazado a Francia desde dos frentes, por el control que ejercía en España y Alemania.

En el año 1667, alegando el derecho hereditario de su esposa (jus devolutionis), Luis invadió los Países Bajos españoles en la guerra de Devolución. Sus rápidas victorias obligaron a Inglaterra, Holanda y Suecia a unirse para frenar a Francia y dieron lugar a la Paz de Aquisgrán (1668). En 1672, luchó contra Holanda. Durante seis años los holandeses, con el apoyo de España y Austria, rechazaron los ataques franceses. Los tratados firmados en Nimega (1678) no desmantelaron Holanda, pero concedieron a Luis la región del Franco Condado y más fortalezas en Flandes.

Luis negó la libertad religiosa a los protestantes de Francia (hugonotes) y reforzó el control sobre el clero católico. En 1685, decidido a lograr la conversión de los hugonotes, revocó su carta de libertades, el Edicto de Nantes, y envió a más de 200.000 al exilio, dando paso a la rebelión de los camisards. Mal asesorado, envió un ejército a Renania en 1688 con el fin de reclamar el Palatinado para su cuñada, Isabel Carlota de Baviera. La guerra con la Liga de Augsburgo (1688-1697) puso de manifiesto las graves deficiencias del ejército de Luis. A pesar de devastar Renania, la Paz de Ryswick (1697) no mejoró las defensas francesas. La guerra de Sucesión española (1701-1713), se debió al apoyo dado a su nieto, Felipe, como rey de España. Los ejércitos de Luis, enfrentados a una alianza de potencias europeas, perdieron casi todas las grandes batallas, pero lograron el control de España. El Tratado de Utrecht (1713), que otorgaba a los británicos varios territorios franceses en Norteamérica, también reconocía a Felipe como rey de España.

Luis gobernó una Francia harta de guerras hasta que su salud se quebró en 1715. A pesar de padecer fiebre y gangrena, reunió las fuerzas necesarias para decir su célebre frase: “Yo me voy, Francia se queda”, antes de morir el 1 de septiembre de 1715, en Versalles.
Importante fue su mecenazgo en el campo de las artes. Molière y Racine escribieron obras de teatro que fueron representadas en la corte. Pinturas de maestros franceses decoraban sus palacios, donde sonaba la música de Jean Baptiste Lully. Fundó las academias de Pintura y Escultura (1655), de Ciencias (1666) y de Arquitectura (1671), y en 1680 creó la Comédie-Française.

Su gran palacio de Versalles constituía el marco ideal para su lujosa corte.
Tras la muerte de la reina María Teresa en 1683, contrajo matrimonio en secreto con una mujer de pasado oscuro, Françoise d-Aubigné, conocida como madame de Maintenon. Demolió las murallas medievales de la ciudad, construyó los Inválidos (un hogar para veteranos de guerra), mandó diseñar los planos de la gran avenida de los Campos Elíseos y restauró la catedral de Notre Dame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *