Biografías: Mitológico

Utiliza este formulario para buscar biografías

Minos

Aunque parece ser que existen dos personajes históricos diferentes que responden a este nombre, las leyendas sobre ambos se entremezclan

Aunque parece ser que existen dos personajes históricos diferentes que responden a este nombre, las leyendas sobre ambos se entremezclan de tal forma que es imposible separar las que hacen referencia a cada uno de los personajes, por eso, siguiendo la tendencia habitual, no haremos aquí distinción alguna.

Minos era hijo de Zeus y de Europa y entre sus hermanos estaban Radamanto y Sarpedón.
Desde la ciudad de Cnosos, en la isla de Creta, colonizó multitud de islas del mar Egeo creando una próspera civilización. Poseidón le envió un toro blanco para que fuera sacrificado en su nombre, pero Minos se negó a realizar tal acción y entonces, por acción del dios del mar, la desgracia se cernió sobre su familia: su mujer, Pasifae, se enamoró de dicho toro; sus hijas Fedra y Ariadna sufrieron terribles males de amor; y otros de sus hijos, Androgeo, murió prematuramente.

Gracias a su enorme potencial militar consiguió de Atenas la promesa de enviarle cada cierto tiempo siete mancebos y siete vírgenes para dar de comer al horrible Minotauro, lo que provocó su enfrentamiento y derrota frente a Teseo. También encerró a Dédalo y a su hijo en una isla y cuando éstos huyeron, Minos se llenó de ira yendo en persecución de tal personaje. Lo halló en los reinos de Cócalo y dispuso una enorme flota frente a sus costas amenazando con la guerra si no le entregaban a Dédalo.

Entonces, Cócalo ideó una estratagema para vencerle. Le invitó con grandes honores a sus posesiones y poco después le llevaron a una sala de baños de vapor, donde los esclavos de Cócalo le retuvieron durante tanto tiempo que se asfixió completamente. Otra versión afirma que Minos iba planteando en todos los lugares por los que pasaba un acertijo que sabía que sólo Dédalo resolvería. Consistía en averiguar cómo enrollar un hilo a través de una concha de caracol. Cócalo pudo resolverlo con la ayuda de Dédalo quien ató una fina hebra a una hormiga e hizo que ésta se moviera hasta el final de la concha. Debido al éxito de Cócalo en este enigma, Minos pudo saber que Dédalo se encontraba allí y se preparó para apresarlo, pero las hijas de Cócalo no querían desprenderse de su especial compañía y lo mataron con agua hirviendo, que vertieron sobre él mientras se bañaba gracias a un instrumento creado por el propio Dédalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *