Biografías: Filosofo

Utiliza este formulario para buscar biografías

San Anselmo

1033 - 1109

Teólogo, filósofo y prelado de la Iglesia, que propuso una teoría sobre la existencia de Dios que todavía hoy se sigue debatiendo.

Teólogo, filósofo y prelado de la Iglesia, que propuso una teoría sobre la existencia de Dios que todavía hoy se sigue debatiendo.
Nació en el seno de una familia acomodada en Aosta, en el norte de Italia; en 1060 ingresó en el monasterio benedictino de Bec, en Normandía, donde era prior el prelado inglés Lanfranc. Cierto tiempo después, cuando Lanfranc fue llamado a Inglaterra para convertirse en arzobispo de Canterbury, Anselmo ocupó su cargo en el monasterio.

Durante estos años alcanzó un gran prestigio por sus conocimientos y piedad, y sus monjes le animaron a que pusiera por escrito las meditaciones en que basaba sus enseñanzas. De esta manera compuso el Monologium (1077) en el que, reflejando la influencia de san Agustín de Hipona, presentaba a Dios como el Ser más supremo e investigaba sobre sus atributos. Animado por su recibimiento, en 1078 continuó con su proyecto de comprensión de la búsqueda de fe, concluyendo el Proslogium, donde presenta lo que en el siglo XVIII llegó a conocerse como el argumento ontológico de la existencia de Dios.

Anselmo sostenía que incluso quienes dudaban de la existencia de Dios habrían de observar cierta comprensión sobre lo que dudaban: es decir, comprenderían a Dios como un ser del que no se puede pensar algo más grande. Puesto que es más grande existir fuera de la mente que sólo en la mente, un escéptico que negara la existencia de Dios estaría incurriendo en una contradicción, ya que él o ella estarían afirmando que es posible pensar en algo más grande que en un ser del que nada más grande se puede pensar. De aquí que, por definición, Dios existe.

La crítica básica al argumento de Anselmo es que no se puede deducir la existencia fuera de la mente de nada, analizando su definición. Ya en esa época, un hermano monje, Gaunilo de Marmoutier, puso objeciones a su razonamiento, como más tarde lo harían Tomás de Aquino y el filósofo Imanuel Kant. Sin embargo Descartes, Spinoza, Leibniz y algunos pensadores contemporáneos han emitido razonamientos parecidos.

En 1093 Anselmo fue llamado para suceder a Lanfranc en el arzobispado de Canterbury, y como arzobispo participó en una época de grandes conflictos con el rey Guillermo II, el sucesor de Guillermo el Conquistador, sobre la independencia de la Iglesia del poder real. Tanto dentro de Inglaterra como en su exilio italiano, Anselmo estuvo siempre enfrentado con los poderes seculares. A pesar de ello continuó con sus reflexiones teológicas, escribiendo Cur Deus Homo, un estudio sobre la encarnación y crucifixión de Cristo como una forma de expiación del pecado. En el año 1100, cuando Enrique I heredó el trono de Inglaterra, Anselmo regresó a Canterbury, siendo otra vez desterrado por sus continuas controversias con el rey. No regresaría a Canterbury hasta el año 1106, donde vivió hasta el día de su muerte el 2 de abril de 1109. Fue canonizado en 1163 y declarado doctor de la Iglesia en 1720. El día de su fiesta se celebra el 21 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *