Biografías: Durangueño

Utiliza este formulario para buscar biografías

Silvestre Revueltas

1899 - 1940

Fue director de la Orquesta Sinfónica Nacional. Director de la Orquesta de Alumnos del Conservatorio, Secretario General de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios.

Fue director de la Orquesta Sinfónica Nacional. Director de la Orquesta de Alumnos del Conservatorio, Secretario General de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios. Catedrático de Violín en el Conservatorio de México, autor de poemas sinfónicos como: Janitzio, Colorines, Esquinas, Planos, Ballets “El Renacuajo Paseador” y las Coronelas. Música para películas: “Vámonos con Pancho Villa”, “La noche de los Mayas”, y otras.

Notable duranguense que fue un nació en Santiago Papasquiaro, Dgo., el 31 de diciembre de 1899. Sus padres fueron Gregorio Revueltas Gutiérrez comerciante en semillas y doña Romana Sánchez Arias de Revueltas.

Contaba doña Romana que siendo Silvestre muy pequeño, como de 3 años de edad, cuando escuchó por primera vez la orquesta de su pueblo en una serenata de la plaza, el niño permaneció de pie oyendo largo tiempo la música con gran atención.

Desde entonces imitaba con la voz con regular frecuencia, los sonidos de los diversos instrumentos de la orquesta y con una flauta de carrizo improvisaba conciertos y melodías.

En 1906 el profesor Francisco Ramírez enseño a Silvestre a tocar el violín y progresó tan rápido que al año siguiente organizó una orquesta infantil que él dirigía y a los componentes los estimulaba con dulces que tomaba de la tienda de su padre.

En 1908 la familia fue a radicar a la ciudad de Colima, donde continuó estudiando violín y en 1911 ingresó ingreso al Instituto Juárez de Durango. En 1913 se trasladó a la ciudad de México para ingresar al Conservatorio Nacional, donde estudió violín con el maestro José Rocabruna y composición con Rafael J. Tello. En 1917 ingresó en el Saint Edgar College de San Antonio, Texas y en 1918 se inscribió en el Chicago Musical College en el cual fue discípulo de violín de León Sametini y de composición de Félix Borowski. Donde alcanzó los grados de concertista, violinista y compositor.

Regreso al país en 1920, dedicándose a dar conciertos en la ciudad de México y algunos estados de la República donde obtuvo clamoroso triunfo. En 1922 regresó al Chicago Musical College siendo alumno de Valslar Kochanski y de Ottokar Servick.

En los años de 1924 y 1925, organizó en unión de Carlos Chávez los memorables conciertos de música moderna, que causaron profunda sensación en México porque se dio a conocer en ellos, las obras de autores contemporáneos, desconocidos completamente del público mexicano. Al iniciarse el año de 1926, emprendió gira artística por la República acompañado por la cantante Lupe Medina y por el pianista Francisco Agea.

Al llegar a los Estados Unidos, sus acompañantes se internaron en territorio norteamericano y Silvestre se quedó en el sur, actuando como violinista y director de orquesta en teatros de San Antonio, Texas, Alabama, Molilla, etc.

En 1929 fue llamado por Carlos Chávez para que se hiciera cargo de la subdirección de la Orquesta Sinfónica de México y simultáneamente fue nombrado catedrático de violín y de Música de Cámara en el Conservatorio Nacional, puestos que le permitieron influir en el desenvolvimiento musical de México. En el año de 1936 fue director de la Orquesta de Alumnos del Conservatorio y después director de la Orquesta Sinfónica Nacional.

Ese mismo año ocupó la Secretaria General de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios y con ese carácter viajó a la España Republicana en 1937.

Ofreció concierto en Madrid, Valencia y Barcelona, donde dio a conocer sus obras musicales. Como concertista logró brillante triunfo el 3 de febrero de 1929, al interpretar el concierto de Si menor de Mozart, acompañado por la Orquesta Sinfónica de México, dirigida por Carlos Chávez. A su regreso de España en 1938, se dedicó a escribir música para películas cinematográficas con mucho éxito. En ese año fue comisionado por el entonces Presidente de la República General Lázaro Cárdenas para supervisar la enseñanza musical de los niños españoles en Morelia, Mich.

Entre su basta producción musical se puede mencionar aparte de las ya citadas el poema sinfónico “Cuauhtémoc” estrenado por la Orquesta Sinfónica de México el 20 de noviembre de 1931 e el Teatro Hidalgo bajo la dirección del autor.

“Dúo para pato y canario,”, para voz y pequeña orquesta; “El tecolote”, para voz y piano; “Feria”, cuarteto de cuerda; “Tocata” para violín y pequeña orquesta; Homenaje a García Lorca, para pequeña orquesta. Compuso música para películas, como “Redes”, “El Signo de la Muerte” y otras. Su obra póstuma que dejó inconclusa, fue la de ballet “Las Coronelas” que terminó uno de sus discípulos Blas Galindo y la instrumentó el Maestro Candelario Guisar. Esta obra se estrenó en el Palacio de Bellas Artes el 23 de noviembre de 1940, bajo la dirección del maestro Eduardo Hernández y Moncada.

Fue un bohemio que pasaba gran parte de su tiempo en los centros de vicio de la ciudad de México. Se cuenta que una fría noche invernal al mirar a un borrachín harapiento titiritando de frío Revueltas se quitó su camisa para darle al desnudo, lo que ocasionó que adquiriera la enfermedad de pulmonía que lo llevó a la tumba. Murió en la ciudad de México, D.F., el día 5 de octubre de 1940 en el preciso momento en que en el Palacio Nacional de Bellas Artes se estrenaba la obra “El Renacuajo Paseador” producto de su inspiración.

Al sepelio asistieron sus amigos y personalidades ligadas con el arte y la cultura contemporáneas. La oración fúnebre fue pronunciada por el poeta Pablo Neruda. Entonces representante diplomático de Chile en México. El busto de Revueltas, hecho de bronce por Carlos Bracho, ha sido colocado en el pórtico del Palacio de Bellas Artes, en homenaje al duranguense.

Sus restos fueron trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres el 23 de marzo de 1976. su nombre está escrito con letras de bronce en la cantera rosa del kiosco de la plaza principal de la capital del Estado, como homenaje permanente del pueblo y gobierno de Durango a tan ilustre duranguense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *