Biografías: Gobernante

Utiliza este formulario para buscar biografías

Victoria I

1819 - 1901

Alejandrina Victoria nació el 24 de mayo de 1819 en el palacio de Kensington (Londres). Hija de Eduardo Augusto, duque de Kent y Victoria María Luisa.

Alejandrina Victoria nació el 24 de mayo de 1819 en el palacio de Kensington (Londres). Hija de Eduardo Augusto, duque de Kent y Victoria María Luisa. Nieta de Jorge III y del duque de Sajonia-Coburgo-Saafeld. Cuando el hermano de su padre, Guillermo IV subió al trono en 1830, Victoria se convirtió en su futura sucesora, ya que su tío no tenía descendencia legítima. Cuando el 20 de junio de 1837 falleció Guillermo IV, Victoria fue coronada reina a los 18 años.

Desarrolló un gran interés por las tareas de gobierno desde el comienzo de su reinado y fue asesorada por el primer ministro lord Melbourne, jefe del Partido Liberal.
En 1840 se casó con su primo hermano Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, a quien había conocido cuatro años antes. A pesar de que se trataba de un matrimonio de Estado, ambos se enamoraron. Fruto del matrimonio nacieron nueve hijos. Su primogénita, Victoria Adelaida María Luisa, fue más tarde emperatriz de Alemania. Su primer hijo, Alberto Eduardo, príncipe de Gales y posteriormente el rey de Gran Bretaña con el nombre de Eduardo VII, nació en 1841.

Cierto día, el príncipe Alberto, de mentalidad conservadora, comenzó a convencer a Victoria de que la política liberal hacía peligrar el futuro de la Corona, por lo que su admiración por este partido fue decreciendo. A partir de 1841, cayó el gobierno de Melbourne y el ascenso de sir Robert Peel, era ya una ferviente defensora del Partido Conservador. Por lo que la influencia de su marido la llevó a cuestionarse hasta qué punto el soberano británico debía limitarse a desempeñar un papel consultivo. En 1850, Victoria desafió la autoridad de lord Palmerston, ministro de Asuntos Exteriores del gabinete liberal que asumió el poder en 1846. Palmerston no tuvo en cuenta la solicitud de la reina. Esta pugna alcanzó su momento de máxima tensión en 1851, cuando el primer ministro, lord John Russell, que también desaprobaba los métodos arbitrarios de Palmerston, le destituyó de su cargo. La estima que el pueblo sentía por los soberanos disminuyó a causa de sus diferencias con Palmerston, uno de los líderes políticos más populares de Gran Bretaña. Su imagen pública se vio aún más afectada en 1854, cuando intentaron impedir la guerra de Crimea.

Victoria instituyó en 1856 la Cruz Victoria, el más alto reconocimiento al valor en tiempo de guerra.
Victoria concedió a Alberto el título de príncipe consorte en 1857. Éste falleció cuatro años después. La reina evitó las apariciones en público y dejó que fuera el príncipe de Gales quien cumpliera con la mayoría de los deberes protocolarios de la Corona. No obstante, persistió su gran interés por los asuntos de Estado.
Reinado después de 1861
Varios políticos ocuparon el cargo de primer ministro durante la última etapa del reinado de Victoria I, pero únicamente el jefe del Partido Conservador, Benjamin Disraeli, que presidió el gobierno en 1868 y desde 1874 a 1880, consiguió su confianza gracias a su gran cultura y talento para los halagos.

Asimismo, le permitió seguir su propio criterio en el nombramiento de cargos religiosos, militares y, en ocasiones, políticos. Victoria respaldó firmemente la política de fortalecimiento y expansión del Imperio Británico de su primer ministro; gracias a la política emprendida por Disraeli en este sentido, se convirtió en 1876 en emperatriz de la India. Sin embargo, Victoria I no mantuvo el mismo entendimiento con el jefe del Partido Liberal, William E. Gladstone, quien ejerció como primer ministro en cuatro ocasiones entre 1868 y 1894; desaprobó las reformas democráticas que éste anunció, tales como la abolición de la compra de nombramientos militares y la legalización de los sindicatos, y se opuso firmemente a la concesión del Home Rule (autogobierno) a Irlanda propugnada por Gladstone.

El líder del Partido Conservador, lord Salisbury, que presidió el gobierno en tres ocasiones entre 1885 y 1902, contó con mayor respaldo por parte de la reina.
La popularidad de la reina Victoria entre todas las clases sociales del país culminó en las dos últimas décadas de su reinado. Las celebraciones de su quincuagésimo (1887) y sexagésimo aniversario (1897) en el trono fueron motivo de gran regocijo popular. Murió el 22 de enero de 1901. Su reinado, que duró 63 años, fue el más largo de la historia de Gran Bretaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *