Biografías: Ciencia Ficcion

Utiliza este formulario para buscar biografías

DETECTIVE MARCIANO

1955

El Detective Marciano (J'onn J'onzz) es un superhéroe de la compañía DC Comics. Apareció por primera vez en Detective Comics Nº 225 (noviembre de 1955)

El Detective Marciano (J’onn J’onzz) es un superhéroe de la compañía DC Comics. Apareció por primera vez en Detective Comics Nº 225 (noviembre de 1955), en la historia corta “El extraño experimento del Dr. Erdel” escrita por Joseph Samachson e ilustrada por Joe Certa.

J’onzz es nativo del planeta Marte, conocido en su lengua natal como Ma’aleca’andra (el nombre procede de una variante de Malacandra, utilizando por los habitantes de Marte en la novela Más allá del planeta silencioso de C. S. Lewis).

J’onn posee habilidades que van más allá de las de un ser humano común, incluyendo telepatía y la habilidad de cambiar de forma. Su apariencia habitual es la de un humanoide alto, verde y calvo, forma que adopta para parecerse más a los terrícolas, aunque su verdadero aspecto es menos humano y de cabeza alargada. Es muy sensible al fuego; en algunas historias esto es una debilidad física, mientras que en otras es una debilidad psicológica. Además, es un miembro fundador de la Liga de la Justicia y uno de los personajes principales del cómic.

Poderes y habilidades

El Detective Marciano ha sido descrito como “la navaja suiza de los superhéroes”. Posee muchos poderes similares a los de Superman, específicamente fuerza y resistencia superiores, capacidad de vuelo, velocidad súper humana y visión “marciana” en unos niveles cercanos a los del mismo Superman. En varias luchas contra Superman, el Detective Marciano normalmente es capaz de resistir ante el Hombre de Acero, pero finalmente pierde la lucha; sin embargo, ha luchado contra el Capitán Marvel hasta una posición de empate.
La habilidad de volverse intangible, representa su mayor forma de defensa

Otro de los principales poderes del Detective Marciano es el de alterar su forma, lo que usa con distintas finalidades como adoptar forma humana, alargar sus miembros, aumentar su tamaño considerablemente y adoptar formar monstruosas. Además de esto, el Detective Marciano puede hacerse invisible (en la mayoría de los cómics de la Edad de Plata ninguno de los demás poderes funciona mientras es invisible) y puede alterar su densidad para convertirse en increíblemente duro o incluso intangible.

Además de sus poderes físicos, J’onn es también un telépata muy poderoso, actuando a menudo como “centralita” entre los otros superhéroes para coordinar las acciones de la Liga de la Justicia. Su victoria sobre Despero en JLI reveló que es capaz de usar su telepatía para sumergir a otros seres en un estado de “completa felicidad”, pero esa es una habilidad que tan sólo fue capaz de utilizar una vez (en la cultura marciana, este era un último regalo a los moribundos de sus amados).

Además de sus poderes mentales y físicos, el Detective Marciano posee 9 sentidos diferentes, aunque no están muy bien definidos y habitualmente suelen ser olvidados.

Además de esto, J’onn tiene grandes habilidades regenerativas. Ha sido capaz de regenerarse a sí mismo de una única mano muy dañada, pero suponiéndole un gran esfuerzo. En un caso como este (de una pérdida tan grande de materia), tiene que aumentar su masa a través de la asimilación de arena marciana.

Durante la mayor parte de su existencia, se ha mostrado a J’onn como un ser con una importante pirofobia, siendo, para los marcianos, el fuego, su talón de Aquiles, equivalente a la debilidad de Superman hacia la kryptonita. La exposición ante el fuego normalmente hace perder a J’onn su habilidad de mantener su forma física, “derritiéndole” en una masa de plasma verde. Esto ha tenido numerosas explicaciones durante los años, pero finalmente, durante el arco argumental Juicio de fuego,10 se ha revelado que este miedo fue inducido a nivel genético por los Guardianes del Universo hace 20.000 años, cuando dividieron a los marcianos “Ardientes” originales en los dos grupos (los marcianos verdes y los blancos). Los Guardianes provocaron este miedo debido a que el sufrimiento físico de los demás, combinado con las condiciones físicas de un infernal, permitían a todos los bárbaros, despiadados y brillantes marcianos “Ardientes” reproducirse asexualmente. Como especie, los marcianos ardientes existían únicamente para “causar sufrimiento, quemar y engendrar”, pero si se volvían tan temerosos del fuego como para no acercarse a éste, no podrían reproducirse. Al final del arco argumental, esta debilidad es parcialmente eliminada y J’onn explica que sólo llamas psíquicas podrían afectarle, como el fuego del sufrimiento o la pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *