Biografías: Ciencia Ficcion

Utiliza este formulario para buscar biografías

Mandarín

1964

El Mandarín es un personaje ficticio y supervillano en los cómics publicados por Marvel Comics. Es el archienemigo de Iron Man.

El Mandarín

 

El Mandarín es un personaje ficticio y supervillano en los cómics publicados por Marvel Comics. Es el archienemigo de Iron Man.

El personaje fue creado por Stan Lee y diseñado por Don Heck, apareciendo por primera vez en Tales of Suspense #50 (febrero de 1964). El personaje es descrito como un hombre nacido en China antes de la Revolución Comunista, como el hijo de un millonario chino y una aristócrata inglesa, quienes murieron cuando él era muy joven. Él se caracteriza por ser un megalómano, tratando de conquistar al mundo en varias ocasiones, pero también posee un fuerte sentido del honor.

El Mandarín es retratado como un genio científico y un experto artista marcial. Sin embargo, sus principales fuentes de energía son diez anillos de poder, una adaptación de la tecnología alienígena de una nave espacial estrellada. Cada anillo tiene un poder diferente y se lleva en un dedo específico.

En otros medios, el Mandarín ha sido mostrado en varias formas de animación y juegos de computadora. Él sirve como el antagonista principal de la película de 2013, Iron Man 3. Su presencia fue implicada en la película de 2008 Iron Man, por el nombre del grupo terrorista conocido como Los Diez Anillos. En 2009, el Mandarín fue clasificado como el 81° villano más grande de los cómics, por IGN.

Orígenes

El difunto padre del Mandarín fue uno de los hombres más ricos en la China continental pre-revolucionaria (y un descendiente de Genghis Khan), mientras que su difunta madre fue una mujer inglesa de la nobleza. Su hijo nació en un pueblo sin nombre en China antes de la Revolución Comunista. Los padres del niño murieron poco después de su nacimiento, y fue criado por su tía (paterna), quien estaba resentida contra el mundo y lo crió con la misma actitud. Hasta la más pequeña porción de la fortuna de la familia fue gastada en el entrenamiento obsesivo del Mandarín en la ciencia y el combate, dejándolo en la bancarrota cuando ya era un adulto. Incapaz de pagar los impuestos de su hogar ancestral, el Mandarín fue desalojado por el gobierno.2

Con la esperanza de encontrar una manera de vengarse de la civilización que le había gravado y dejado sin hogar, el Mandarín exploró el “Valle de los Espíritus”, en el que nadie se había atrevido a poner un pie durante siglos. Allí encontró el esqueleto y la nave de Axonn-Karr, un alienígena con aspecto de dragón, proveniente del planeta Maklu IV, que había venido a la Tierra hace siglos. Durante los años siguientes, el Mandarín estudió las ciencias de los Makluan hasta dominarla. También aprendió a utilizar los diez anillos que encontró en la nave, los cuales aparentemente eran la fuente de propulsión, entre otras cosas. El Mandarín entonces se convirtió en conquistador y subyugó a los pueblos de todo el Valle, y, a través de su ciencia avanzada, se convirtió rápidamente en un poder que ni siquiera el ejército chino podría desafiar con éxito. Más tarde se embarcó en una serie de intentos por lograr el dominio del mundo. Los chinos, a pesar de que le temían, le pidieron su ayuda, pero él no se convertiría en su subordinado.

El Mandarín vio a la tecnología como el medio más seguro para lograr sus objetivos. A través de los años, él intentó convertir frecuentemente las armas de varias naciones en su contra. Entre los primeros planes del Mandarín se encontraban el sabotaje y el robo de misiles estadounidenses y aviones espía construidos por Tony Stark. Para restaurar la confianza del público en su mano de obra, Stark se puso su armadura de Iron Man y voló a China para investigar. Iron Man pronto se convirtió en el principal obstáculo del Mandarín en contra de sus planes para dominar al mundo.

En tres ocasiones durante sus primeros enfrentamientos, el Mandarín logró capturar a Iron Man (o su alter ego, Tony Stark), pero siempre fallaba en matarlo. Del mismo modo, Iron Man frustró varios planes del Mandarín, pero fue incapaz de llevarlo ante la justicia. Algunos de los primeros logros tecnológicos del Mandarín fue el lanzamiento de un pequeño satélite en órbita que disparó hacia Industrias Stark, y la construcción (más tarde “reprogramación, reposición, y recarga”) de Ultimo, un androide de 9 metros con poderes destructivos. El Mandarín emplearía a Ultimo cuatro veces a lo largo de los años, pero siempre sería derrotado por Iron Man.

La tecnología de teletransportación del Mandarín, derivada de la ciencia Makluan, le permitiría secuestrar personas a voluntad o teletransportarse a sí mismo durante situaciones amenazantes. Él teletransportó al Espadachín a su castillo justo antes de que Los Vengadores lo capturaran, con el plan de utilizarlo para destruir a Los Vengadores y añadiendo tecnología a su espada para ayudarlo, a pesar de que el Espadachín lo traicionó y lanzó su bomba lejos. Durante su quinto encuentro con Iron Man, el Mandarín teletransportó a Harold “Happy” Hogan, amigo y confidente de Iron Man, a su castillo en China a medio mundo de distancia. Hogan llevaba la armadura de Iron Man en ese entonces para ayudar a proteger la identidad secreta de su amigo, y el Mandarín lo confundió con su verdadero enemigo. En el rescate de Hogan, Iron Man superó físicamente al Mandarín en combate personal con primera vez. Iron Man redirigió los misiles que el Mandarín había lanzado, destruyendo su castillo. El Mandarín escapó a través de su maquinaria de teletransporte, y se materializó a bordo de su satélite en órbita. Allí construyó un dispositivo con “rayos-de-odio” que podría disparar hacia la Tierra. El Mandarín, con el uso de su tecnología de teletransportación, reunió a varios de los antiguos Amos del Mal con el fin de realizar misiones para él: el Láser Viviente, quien ataca Asia con Ultimo, pero es derrotado por Thor y Hawkeye; el Espadachín y el original Power Man, quienes junto a un ejército de mercenarios atacan América del Sur, pero son derrotados por Goliath, Wasp y Iron Man; la Encantadora y su Ejecutor, quienes lideran un ejército de trolls en África, pero son derrotados por Hércules y la Bruja Escarlata. Los Vengadores logran frustrar el plan del Mandarín después de llegar al satélite, a pesar de que son víctimas de los rayos-de-odio que hacen que cada uno de ellos ataquen a la persona más cercana a ellos mismos. Sin embargo, Wasp se encontraba más cerca del Mandarín, y su ataque contra él cierra los rayos. El Mandarín es succionado hacia el espacio y Los Vengadores son capaces de destruir el satélite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *