Biografías: Presidente (Mex)

Utiliza este formulario para buscar biografías

Nicolas Bravo

1786 - 1854

Nació el 10 de septiembre de 1786, en Chilpancingo, Guerrero, fue hijo del insurgente Leonardo Bravo y sobrino de los también insurgentes Miguel, Víctor, y Máximo Bravo.

Nació el 10 de septiembre de 1786, en Chilpancingo, Guerrero, fue hijo del insurgente Leonardo Bravo y sobrino de los también insurgentes Miguel, Víctor, y Máximo Bravo. El 22 de abril de 1854 murió en Chilpancingo, Guerrero.

En 1811 José María Morelos y Pavón comenzó su lucha en el Pacífico y se le unió en esas tierras don Pablo Galeana; éste reclutó gente de Guerrero, entre ellos a los Bravo, conocidos rancheros de la región. El 16 de mayo de 1811, empezó Bravo su carrera militar. Muchas fueron las acciones de guerra que libró desde Chichihualco en el sur hasta el actual estado de Veracruz, donde fue cercado por los realistas en San Juan Coscomatepec, gracias a su empuje rompió el cerco después de una intrépida acción militar. Una de las principales batallas que ganó fue la de El Palmar, en Veracruz, donde hizo más de trescientos prisioneros.

Morelos le avisó que los realistas no aceptaron cambiar los 300 prisioneros de El Palmar por la vida de don Leonardo, padre de Nicolás, por lo que le ordenó la ejecución de los 300 realistas capturados. Nicolás Bravo, al saber lo ocurrido, reunió a los prisioneros y los arengó diciéndoles que sus superiores se habían negado al canje de la vida de su padre por la vida y libertad de todos ellos, pero que si los realistas ya habían cometido una infamia matando a su padre, él, en nombre de su padre, no completaría esa infamia, por lo que desde ese momento les daba la libertad. La mayor parte de ellos se unió a las filas insurgentes. En 1817 cayó prisionero don Nicolás Bravo, pero fue indultado por el virrey y puesto en libertad, en recuerdo de su acción.

Bravo siguió luchando en el sur del país contra el virreinato, y en 1821 se adhirió al Plan de Iguala. El Congreso Constituyente lo nombró consejero de la Regencia, cargo que desempeñó hasta que Iturbide se coronó emperador. Republicano de corazón, se lanzó a la lucha armada contra Iturbide, siendo derrotados él y don Vicente Guerrero el 25 de enero de 1823 en Almolonga. Junto con el general Antonio León formó en Oaxaca una junta de gobierno. Se declaró inconforme con el Plan de Casamata y al frente de una fuerza considerable entró a México. Destronado Iturbide, el Congreso lo confinó a Tulancingo, a donde lo custodió el 30 de marzo de 1823, Bravo era jefe del partido masón escocés, de tendencias conservadoras. Bravo había sido nombrado vicepresidente de la República, pero se pronunció en Tulancingo contra Guadalupe Victoria por diferencias políticas. Vicente Guerrero, masón yorkino, de tendencias liberales, salió a combatirlo, y lo derrotó. El Gran Jurado lo desterró a Guayaquil, Ecuador, donde permaneció hasta 1829, año en que regresó a México y a la lucha política y militar.

En 1836 fue general en jefe del Ejército del Norte. Disgustado por el resultado de la guerra de Texas se retiró a su ciudad natal. En 1839 lo llamó Santa Anna a ocupar la presidencia del Congreso y el 10 de julio del mismo año, por ausencia premeditada de Santa Anna, fue presidente interino de la República, pero Santa Anna lo envió al destierro. Cuando regresó, en 1841, fue electo diputado por el Estado de México y sustituyó a Santa Anna en varias ocasiones.

En 1846 se encargó de la defensa de los departamentos de Puebla, Veracruz, Oaxaca y Tabasco. Elegido vicepresidente, tomó posesión del poder al haberse concedido licencia al presidente. Después de la maladada batalla de Cerro Gordo el 18 de abril de 1847, fue nombrado comandante general de Puebla. Tomó parte en acciones de guerra en Tabasco, Veracruz, Oaxaca, Puebla y en la defensa de Chapulltepec, donde fue hecho prisionero el 13 de septiembre de 1847; Cuando terminó la invasión fue puesto en libertad. Se retiró a Chilpancingo, donde murió el 22 de abril de 1854, pocas horas después de su esposa. Se ha dicho que fue envenenado por un médico de apellido Avilés, por órdenes de Santa Anna

Fue declarado Benemérito de la Patria por decreto del 23 de julio de 1823. Sus restos se encuentran actualmente en la Columna de la Independencia, en el Paseo de la Reforma en la ciudad de México; su nombre fue inscrito con letras de oro en la Cámara de Diputados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *