Sección: Sin categoría

Osama Bin Laden

Nació en Riyad, en el barrio de Al-Malaz, Yeda, Arabia Saudí, en el seno de una familia de origen yemení. Hijo del humilde estibador que logró convertirse en el mayor contratista de obras de Arabia Saudí. El padre de Osama Bin Laden, el jeque Muhamad Bin Ud Bin Laden, ingeniero y arquitecto según algunas fuentes, simple campesino según otras, dejó su provincia natal de Hadramut, en el centro de Yemen, a principios de los años veinte. Al parecer, se instaló en Hedjaz (Arabia Saudita) en 1932. Allí hizo fortuna y destacó como un hombre de negocios riguroso y honesto. Su madre, según se dice, no era la esposa favorita de Muhamad Bin Laden, quien tuvo 54 hijos con 11 esposas.

El joven Osama se educó en los mejores colegios e institutos docentes del mundo árabe. En 1979, tras finalizar los estudios en la Universidad de Jedda, pasó a formar parte de la plantilla de ingenieros de la empresa familiar. Pero su trayectoria profesional quedó truncada en diciembre del mismo año, cuando el Ejército Rojo ocupó Afganistán. Osama abandonó la empresa para integrarse en el movimiento armado que combatía la presencia militar rusa.

En 1980 empieza a reclutar guerrilleros proafganos y establece sus primeros campamentos. Fue entrenado por la CIA y aprendió por la instrución como mover dinero a través de sociedades fantasmas y paraísos fiscales, cómo preparar explosivos, cómo utilizar códigos cifrados para comunicarse y cómo ocultarse. En 1988 funda AL Qeda, (La Base, en árabe) La mayoría de sus miembros son veteranos de la guerra de Afganistán. El grupo tiene bases en Argelia, Uzbekistán, Siria, Pakistán, Indonesia, Filipinas, Líbano, Irak, Kosovo, Chechenia, Cisjordania y Gaza. La ruptura definitiva con sus aliados norteamericanos se produjo en 1990 cuando en su combate contra Irak, EE UU desplegó tropas en Arabia Saudí, tierra de los lugares sagrados musulmanes de La Meca y Medina. Su organización establece como objetivos prioritarios en el ataque a EE UU y sus aliados en Oriente Próximo.

En febrero de 1993, tras el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York, el FBI sospecha que el grupo capitaneado por el multimillonario saudí está involucrado en la ofensiva antiamericana. Navegando incansablemente entre Jartún y el desierto afgano, el “enemigo público número uno” edifica nuevas bases de entrenamiento para la guerrilla islámica. Los combatientes del Islam toman parte activamente en la guerra de Bosnia y Chechenia, abonan el terreno en Kosovo y Turquestán, trasladan la ideología del Frente Islámico Universal a Indonesia y Filipinas. A finales de febrero de 2001, el movimiento de Bin Laden cuenta con 37 mártires, caídos en 17 frentes distintos.

La “guerra santa contra los judíos y los cruzados” ha dejado de ser una simple quimera. En la primavera de 1996, haciéndose eco de las exigencias de los miembros de los órganos de seguridad nacional, el presidente Clinton autoriza a la CIA a emplear todos los medios para eliminar físicamente al multimillonario saudí y destruir la estructura política y militar creada por éste. Pero ninguno de los mercenarios contratados por el espionaje norteamericano (se habla de más de un millar), logra cumplir la arriesgada misión.

Se le ha indicado como el responsable del ataque de una lancha suicida contra el barco de guerra estadounidense US Cole en Yemen y de los atentados terroristas contra dos de sus embajadas en Africa. Se calcula que es poseedor de una fortuna de 300 millones de dólares. En 1991 fue expulsado de Arabia Saudí por actividades antigubernamentales. Se trasladó a Sudán donde permaneció por cinco años. Por presiones de EE UU el Gobierno sudanés lo expulsa. EE UU lo culpó del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 donde fallecieron miles de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *