Biografías: Presidente (Mex)

Utiliza este formulario para buscar biografías

Venustiano Carranza Garza

1859 - 1920

Nació el 29 de diciembre de 1859, en Cuatro Ciénegas, Coahuila. Murió el 21 de mayo de 1920, en la ranchería de Tlaxcalantongo, Puebla.

Nació el 29 de diciembre de 1859, en Cuatro Ciénegas, Coahuila. Murió el 21 de mayo de 1920, en la ranchería de Tlaxcalantongo, Puebla.

Se inició en la carrera política en 1887, cuando fue elegido presidente municipal de su pueblo; en ese puesto estuvo hasta el año de 1894; luego fue diputado local y senador de la República. En 1910 se unió al movimiento de Madero, y al Plan de San Luis. Organizó el Partido Democrático. Cuando Madero instaló su gobierno en Ciudad Juárez, Carranza fue su secretario de Guerra. Triunfante el movimiento armado, Carranza, en 1911, fue gobernador de Coahuila.
Madero pidió Carranza desmantelar el cuerpo armado revolucionario de su estado, cosa que no acató. Esta fuerza fue su apoyo, después del asesinato de Madero y Pino Suárez, para levantarse en armas, proclamando el Plan de Guadalupe el 26 de marzo de 1913, que mantenía vivo al maderismo y la legitimidad. En busca de elementos de combate marchó a Chihuahua. Logró el respaldo de grandes núcleos armados y gobernadores. De varios estados La División del Norte formada por Francisco Villa le dio grandes triunfos, entre ellos las victorias en Torreón y Zacatecas aun contraviniendo sus órdenes. Obregón y el ejército de oriente completaron la fuerza que finalmente derrotó a Victoriano Huerta. Carranza y Villa tuvieron fuertes fricciones durante la campaña éxitosa de Villa. Al triunfo de la Revolución, en cumplimiento con el Plan de Guadalupe, Carranza asumió la Primera Magistratura del país y del Ejército constitucionalista.

Durante la invasión norteamericana al puerto de Veracruz, en 1914, con pretextos inaceptables, como exigir el saludo a su bandera con 21 cañonazos por la detención justificada de un marinero yanki. Carranza rechazó por medios diplomáticos la intromisión extranjera. Esta fue siempre su postura frente a los múltiples ataques de los norteamericanos durante su gobierno, la diferencia en potencial bélico exigía ese tratamiento.

Ese mismo año se celebró una Convención en Aguascalientes, en la cual Villa y Zapata se separaron definitivamente de Carranza, desconociéndolo e implantando un gobierno distinto; Carranza abandonó la ciudad de México y marchó al puerto de Veracruz, donde estableció su gobierno. En época se publicaron, bajo el influjo de Luis Cabrera, las leyes de carácter social y agrario que enaltecen su obra. Para combatir a los convencionistas puso al mando de sus tropas al general AIvaro Obregón, quien los venció y logró establecer de nuevo el gobierno de Carranza en la capital de la República..

En 1916 Carranza instaló en la ciudad de Querétaro un Congreso Constituyente, que dictó la nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, puesta en vigor y jurada el 5 de febrero de 1917. Liquidó los bancos nacionales para crear el Banco de México, único autorizado para emitir el papel moneda; quebrantó el militarismo y a los caciques políticos, apoyado por Obregón. Inició la protección de las riquezas naturales, especialmente el petróleo, obligó a los extranjeros a sujetarse a las leyes de México; pero no logró pacificar totalmente al país, ni unir a las diversas facciones revolucionarias. Gobernó a partir del primero de mayo de 1917, y en 1920, al designar a un civil como su sucesor en la presidencia, con lo cual marginaba las ambiciones de poder de Obregón, se desató en Sonora una rebelión armada (Plan de Agua Prieta, 23 de abril de 1920), encabezada por el triunvirato de Calles, Obregón y Adolfo de la Huerta, que desconoció a Carranza; éste abandonó otra vez la ciudad de México el 7 de mayo, para ir en “el tren olivo” al puerto de Veracruz; perseguido por la caballería de Jacinto B. Treviño, los ataque y el corte de la vía lo hicieron dejar el tren e internarse en la sierra de Puebla. Fue asesinado en la ranchería de Tlaxcalantongo, mientras dormía, por los soldados de Rodolfo Herrero, quienes obedecían órdenes de ÁIvaro Obregón.

Sus restos descansan en el Monumento a la Revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *