Biografías: Revolucion Mexicana

Utiliza este formulario para buscar biografías

JUAN ÁLVAREZ

1807-1867

Soldado de la Independencia y de la Reforma, nació en Santa María de la Concepción Atoyac, hoy Estado de Guerrero. Hizo su primaria en la Ciudad de México.

 

JUAN ÁLVAREZ

 

Soldado de la Independencia y de la Reforma, nació en Santa María de la Concepción Atoyac, hoy Estado de Guerrero. Hizo su primaria en la Ciudad de México. Heredero de considerable fortuna tiene, sin embargo, que trabajar de vaquero hasta 1810, año en que terminó su tutela a cargo del subdelegado de Acapulco. El 17 de noviembre de ese año se presenta a Morelos y sienta plaza como soldado raso. Se le confía la misión de Zacatula que le vale el ascenso a sargento. Interviene en la acción de Aguacatillo, en la de Tres Palos, Arroyo del Moledor, Tonaltepec y la Sabana, y es ascendido a capitán.

En el ataque a Acapulco de 19 de febrero de 1811 fue herido en ambas piernas, y le salva en hombros el soldado Eugenio Salas. Recibe el grado de comandante del regimiento de Guadalupe. Como subalterno de Galeana, defiende a Tuxtla el 16 de mayo de 1811, contra las fuerzas de Juan Antonio de la Fuente y recibe varias heridas.

Además de su propia persona, Álvarez dio dinero y proporcionó hombres de sus ranchos a la causa independiente. En 1813 fortifica el cerro del Veladero, donde permanece hasta abril de 1814. El 15 de ese mes es derrotado por Armijo en Pie de la Cuesta. Despojado de sus bienes, su resistencia es menos eficaz. Coronel y comandante de San Luis en la Costa Grande y luego en Zacatlán, mantiene a raya a los realistas, situados en Acapulco.

Al proclamarse el Plan de Iguala, aunque mostrándose adverso a la monarquía, lo sostuvo y marchó sobre Acapulco. Comisionado para la capitulación de la plaza, la que se efectúa el 15 de octubre de 1821, permanece en ella hasta agosto de 1822. Consumada la Independencia quiso retirarse del servicio, pero es nombrado comandante general de Acapulco y gobernador de la plaza.

En el México Independiente, Álvarez se declara republicano, federalista y liberal, primero en manifestaciones públicas y luego con las armas en las manos. Se afilió a Guerrero y a Bustamante para combatir a Iturbide. Se muestra adverso en 1828 a la expulsión de los españoles; protegió a muchos y garantizó los bienes de otros.

En julio de 1830 se le asciende, contra su voluntad, a general de brigada y lucha contra el Plan de Jalisco en Venta Vieja, Acapulco, El Manglar, Dos Arroyos, Chilpancingo y otros puntos. En 1831 intenta salvar a Guerrero de la traición de Picaluga. Combate el centralismo de Bustamante; lucha en 1833 contra el Plan de Escalada, de “Religión y Fueros”. En 1838 ofrece sus servicios contra los invasores franceses. En 1841 es ascendido a general de división. Rebelados varios pueblos de la Sierra de Chilapa y del Guerrero en 1842 y 1843 logra su pacificación por su prestigio. Por ello y su autoridad, se fue formando un enorme cacicazgo en la región de lo que ahora forman parte Michoacán, Guerrero, el sur del Estado de México, Morelos, y Oaxaca.

En 1844 vuelve a combatir el centralismo y el gobierno de Santa-Anna. En 1847 lucha contra los norteamericanos, llegando a la capital al frente de la División del Sur y concurre a varias acciones. Es nombrado jefe de la caballería, cargo que ocupa hasta ser nombrado comandante general de Puebla. El 27 de octubre de1849 al declararse estado de la Federación el sur de México, bajo el nombre de Guerrero, Álvarez es nombrado gobernador interino, mientras se celebraban las elecciones en las cuales fue electo gobernador constitucional, y toma posesión en 1850. Se opone al Plan de Jalisco, que elevó a Santa-Anna a la dictadura de la que logra sustraer a su Estado. En marzo de 1854 proclama el Plan de Ayutla. Después del triunfo de dicho plan fue nombrado Presidente de la Republica el 4 de octubre de 1855 y renuncia el 15 de septiembre de 1856. En 1856 y 1857 defiende los principios liberales en Tierra Blanca, Barranca de Acuitlanapa, Tuxtla y Chilapa.

En la guerra de los Tres Años sostiene su liberalismo como jefe de la División del Sur. Dirige las operaciones sobre Taxco y Cutzamala. En la Intervención Francesa, Benito Juárez recomienda a los jefes de operaciones que si la distancia les impide dirigirse al Supremo Gobierno, consulten con Álvarez, cuya influencia es determinante en aquellos días. Tamaulipas le hace ciudadano del estado; la legislatura del Estado de México y el Congreso General de la Unión, le nombran Benemérito de la Patria el 27 de septiembre de 1861.

Hombre de arraigo en el campo, es el más firme sostenedor de los derechos del campesino. Desde 1835 había lanzado un manifiesto en el que expone sus ideas al respecto; otro en 1842 –que forma un libro– y otro más en 1857 en el que analiza la condición del peón en lo que hoy son los estados de Morelos y Guerrero, en respuesta a la acusación que se le hizo de haber participado en el atentado a varios españoles ocurrido en San Vicente y Chiconcuac. Murió en su hacienda La Providencia, Guerrero, y el 25 de diciembre de 1922 sus restos fueron trasladados a la Ciudad de México y depositados en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

Lecturas sugeridas: Teresa Álvarez de Heredia, Apuntes biográficos de mexicanos ilustres, México, 1927; Genaro García, Los gobiernos de Álvarez y Comonfort, México, 1910; Manifiesto del C. Juan Álvarez a los pueblos cultos de Europa y América, Ed. y Pról. de Daniel Moreno, México, 1968.

Fuente: Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México
Cortesía de Editorial Porrúa Hermanos, S.A. de C.V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *