Biografías: Revolucion Mexicana

Utiliza este formulario para buscar biografías

TOMÁS MEJÍA

1820-1867

Militar. Nació en Pinal de Amoles, Querétaro. Alférez miliciano en noviembre de 1841; comandante de escuadrón en 1849; en junio de 1854 alcanzó el grado de teniente coronel; en marzo de 1858 general de brigada y, al año siguiente, de división.

TOMÁS MEJÍA

 

Militar. Nació en Pinal de Amoles, Querétaro. Alférez miliciano en noviembre de 1841; comandante de escuadrón en 1849; en junio de 1854 alcanzó el grado de teniente coronel; en marzo de 1858 general de brigada y, al año siguiente, de división.

Comenzó en la Corporación de Sueltos, de 1841 a 1842; sus primeras campañas las hizo contra los indios bárbaros; se distinguió en la defensa de Monterrey, en 1847, contra los norteamericanos; participó en la batalla de la Angostura y debe mencionarse el ataque de su regimiento contra la caballería enemiga en la hacienda de Buenavista.

Fue esa acción de armas la que le dio celebridad: en dos ocasiones toma a los liberales la plaza de Querétaro durante la Revolución de Ayutla. En la Guerra de Tres Años combatió con éxito en Salamanca, San Luis, Ahualulco y Carretas (1858); en mayo de ese año tomó parte en la toma de Tampico. En 1859 intervino en diversos actos de guerra, la mayor parte de ellos victoriosos: San Cosme, en el Distrito Federal, entre otras; es derrotado en Valencia (San Juan del Río), población donde antes había triunfado.

En 1860 declinó su estrella, pues la aparición de la figura de González Ortega dio gran poderío a los liberales. Reconoció al imperio de Maximiliano y luchó en su defensa, siendo uno de sus más leales y eficaces servidores. Con sus tropas de Sierra Gorda y con sus cargas de caballería fue temible para los republicanos. Estuvo en la defensa de San Luis Potosí en 1863 y en la batalla de Matehuala en 1865.

Maximiliano lo nombró comandante militar de Tamaulipas, sosteniéndose durante mucho tiempo en el puerto de Matamoros, de donde no lograron desalojarlo los republicanos. La declinación del Imperio lo hizo marchar al sur para unirse a Maximiliano y encerrarse con él en Querétaro.

En esa ciudad tuvo su actuación final pues, al ocupar la plaza los patriotas a las órdenes del general Mariano Escobedo, fue uno de los generales imperialistas que quedaron con el carácter de prisioneros. Consignado a un Consejo de Guerra fue condenado a muerte y pasado por las armas, junto con Maximiliano y Miguel Miramón.

Lectura sugerida: Fernando Díaz, La vida heroica del general Tomás Mejía, México, 1970.

Fuente: Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México.
Cortesía de Editorial Porrúa Hermanos, S.A. de C.V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *