Sección: Etiqueta y Protocolo 27 septiembre 2016 10:55 pm

El Buen Anfitrión

anfitrion

Articulo cortesía del Ing. Rafael Varela – Conceptos Sociales Rafaell da un clic en su nombre y conoce más de nuestro autor invitado

Hay personas que cuando invitan, de alguna manera nos hacen sentir en libertad de poder traer y llevar cosas, preparar los platos y servirnos las bebidas. Hay algo en la atmósfera que nos hace sentir muy bien. Hay otras personas más formales que todo lo tienen perfectamente planeado y organizado. Cualquiera que sea nuestro estilo, lo importante es ser auténticos. Un anfitrión contento y relajado que sirve una comida sencilla y rica nos hace sentir mejor que un gourmet que incluye en el menú un plato fuerte de ansiedad. No es ningún secreto que invitar implica trabajo. Mientras más seguido lo hacemos, mayor práctica adquirimos. Otra ventaja es que uno se vuelve inmune a los problemas que surgen de momento, porque terminamos dándonos cuenta que no importa lo que suceda, la fiesta sigue.
Gran parte del éxito de cualquier reunión depende de la personalidad, actitud y carisma del anfitrión. Hay personas que tienen don de gente y poder de convocatoria. Cuando decimos “en casa de los Fernández siempre la pasamos muy bien”, el éxito de esa familia se logró no sólo por experiencia y cualidad natural. Como cualquier cosa bien hecha en esta vida, se requiere de trabajo, consistencia y ganas. Las cualidades que se necesitan son: ser una persona organizada, detallista, generosa y amigable. Todos podemos aprender mucho si somos observadores. Cuando vayas a una cena, comida o reunión analiza qué te gusta y qué no. A lo mejor en tu próxima cena puedes adornar la mesa como lo hicieron en tal lugar… o llamar a la persona que tu amiga contrató para los arreglos florales vida cotidiana o para hacer el menú. Datos, datos, datos… es importante que estemos abiertos a ellos para guardarlos y tenerlos siempre a la mano.

Hay quienes son tan organizados, que en su agenda apuntan todo lo que han visto y vivido que les ha gustado. Guardan recortes de periódicos con consejos, recetas, ideas simpáticas para una reunión y, claro está, los datos de sus propias fiestas: a qué mesero contrató, qué menús hizo, qué salió bien y mal, los gustos de sus amigos. Esto simplifica enormemente cualquier organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *