Sección: De Todo un Poco 11 Agosto 2017 03:00 pm

Errores de manejo que desgastan tu auto

Cuando te acabas de comprar un auto lo menos que quieres es que se desgaste; cuidar cómo conduces te ayudará a evitar visitas al mecánico por fallas y, además, te permitirá prolongar la durabilidad de tu compañero de viajes.
Aquí te mostramos los errores de conducción que merman tu auto:
Acelerar el auto con el motor frío: Tiene que calentarse antes de circular, ya que si no lo hace pueden dañarse los componentes de tu motor. Enciéndelo y deja que carbure unos minutos.

Circular con bajos niveles de fluidos: Reduce la eficiencia del vehículo durante la conducción, ya que el sistema de dirección está diseñado para funcionar con ciertos niveles de fluidos, las consecuencias: ruidos en la bomba de servodirección y deterioro de los engranes de la caja de cambios.
Conducir con las llantas sin la presión adecuada: Los neumáticos tienen un rozamiento mayor con el asfalto, lo cual acorta su durabilidad. Además, gasta mayor combustible y aumenta el riesgo de que se revienten.
Exceder el peso del vehículo: Si sales de vacaciones trata de no llevar objetos innecesarios que contribuyan a un exceso de peso en tu vehículo; el chasis puede dañarse. Además, se pone en riesgo la seguridad de los ocupantes.

Meter inoportunamente el clutch: Evita visitas al mecánico, no realizar los cambios en el momento adecuado daña sus componentes.
Colocar el pie en el clutch innecesariamente: Mantener el clutch pisado durante un semáforo, el tránsito a vuelta de rueda o cuando no haces un cambio de velocidad, merma el sistema que lo compone.
Dejar la mano en la palanca de cambios: Colocar peso en la palanca provoca que algunas piezas internas se desgasten. Se recomienda colocar las dos manos en el volante y presionar la palanca únicamente para cambiar de velocidad.
Pasar un tope a toda velocidad: Puede provocar daños graves en distintos puntos de tu vehículo como los neumáticos, los cuales se deforman; además deteriora el chasis y los amortiguadores.
Acelerar y frenar repentinamente: Acelerar bruscamente desgasta y daña el motor, la caja de cambios y el clutch, reduciendo la vida de tu auto. Frena en seco únicamente cuando sea ineludible, ya que si lo haces sin necesidad acortarás la vida de tus neumáticos y mermarás las suspensiones.
Ignorar el freno de mano: Confiar en la función “parking” causa que el peso del auto recaiga sobre la transmisión, la cual en una pendiente provoca que el auto se mueva. Cuando usas el freno de mano el peso recae sobre el perno.
Apurar la reserva de combustible: Si conduces con lo último que te queda de gasolina, las bombas de combustible se calentarán rápido, esto cause que se desgasten.

Fuente http://www.msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *