Sección: Casos Cosas y Curiosidades 9 septiembre 2018 05:00 pm

El misterio de la muerte de Hitler: han encontrado una nueva explicación

 
Ha habido teorías de lo más peregrinas. En algún momento del ocaso del III Reich, Hitler huyó a Argentina ayudado por Estados Unidos en un submarino dirigido hasta la Patagonia donde murió 17 años más tarde. Pero antes de hacerlo, Goebbels descubrió la verdad que su líder había ocultado durante tanto tiempo: era judío. Ante tal revelación, le descerrajó un tiro en la nuca y convenció a su esposa, Magda, para que se suicidase con una cápsula de cianuro. Una vez muerta, los prendió fuego y el ministro huyó del búnker disfrazado de religioso.
Sin embargo, el pulso de Goebbels tembló antes de efectuar el disparo, tiempo en el cual la CIA urdió un plan con el almirante Richard Evelyn Byrd para llevárselo a la Antártida. Pero en el úlitmo momento y antes de que esto llegara a producirse, una raza muy violenta de extraterrestres conocidos como “Los Grises” y que envidiaban a Hitler por la obra de exterminio que había llevado a cabo, le abdujeron junto a Eva Braun para llevárselos a otra parte, allá arriba, donde nunca le podremos encontrar, en el cosmos infinito plagado de estrellas distantes.
¿Te lo has creído? En algún punto de la historia, las teorías oficiales y las menos oficiales divergen en múltiples sentidos como ríos que fluyen hacia un mismo mar. La muerte de Hitler forma parte de ese magma cultural sobre el que se han escrito ríos de tinta y acaparado minutos de metraje. A las 15:30 horas del 30 de abril de 1945, los rusos cercaban Berlín. El Führer y su mujer, recluidos en un búnker, supieron de inmediato que todo se acababa, que había llegado su hora. Él, se suicidó de un disparo y ella tomó cianuro. Sus cuerpos fueron quemados y los restos que no fueron incinerados se enterraron en la superficie. Nueve días más tarde, una unidad especial soviética encontró los restos, que fueron llevados a un cuartel en Magdeburgo. En 1970, fueron exhumados y destruidos. Esta es la teoría más respaldada por la mayoría de historiadores que estudiaron el caso a fondo para esclarecer la verdad.
Pero ahora, un nuevo libro afirma poner en cuestión todos los rumores y resolver definitivamente el misterio de lo que le sucedió al fundador del III Reich alemán. Titulado ‘La muerte de Hitler: la última palabra”, se basa en los restos biológicos de un trozo del cráneo perforado por una bala y dientes arrancados de la mandíbula que supuestamente pertenecen al líder nazi almacenados en la biblioteca de los Servicios de Seguridad Federal de Rusia.
Qué había en el búnker

Portada de ‘The Death of Hitler’

Charlier analizó las piezas dentales con microscopio y descubrió extrañas manchas azules. ¿Sería debido al cianuro? Una vez que Charlier regresó a Francia después de su primer examen inicial, descubrió que algunos trozos casi microscópicos de sarro dental pegados a los guantes de goma que llevaba durante el examen. Los examinó y encontró muchas más evidencias que refutaban la hipótesis de que podían pertenecer a Hitler. Dentro de la muestra, descubrió fibras vegetales pero no carne, lo que indica que los dientes pertenecían a una persona vegetariana; es decir, Adolf Hitler.
El sarro también fue escaneado en busca de rastros de elementos metálicos que podrían refutar la teoría de que se pegó un tiro en la boca, en vez de la hipótesis del cianuro. Sin embargo, no se halló ningún rastro. ¿Y el cianuro? Charlier no pudo llegar a ninguna conclusión, por lo que todavía no sabe explicar a qué se deben las manchas azules de los dientes. Mientras tanto, Rusia observa con recelo las investigaciones de Brisard, Parshina y Charlier. Los dientes fueron devueltos al archivo donde se almacenaron en su día, quizás para nunca más salir a la luz.
E. Zamorano

Fuente www.msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *