Sección: De Todo un Poco

¿Por qué migran las personas?

 El mundo mira absorto lo que ocurre en Europa con miles de refugiados que exponen su vida para lograr radicarse en países donde se respeta al ser humano.
¿Por qué ocurre la migración?
Es una respuesta difícil de contestar, conlleva muchas cuestiones no solo como de derecho humano sino de asuntos ambientales, económicos, políticos, religiosos, entre otros aspectos; detengámonos en dos:
Lo político
Las personas huyen porque en algunos de sus países viven el resultado de gobiernos dictatoriales cuyos dirigentes lo único que hicieron fue proceder igual a los que combatieron y derrotaron; sus ciudadanos no llegaron a recibir los beneficios que les ofrecieron, todo lo contrario, los desafueros estaban a la orden del día y sin visos de cambios al enquistarse en el poder durante décadas. Los privilegiados eran los allegados al entorno político de ese dirigente que estaba convencido de ser capaz y único de gobernarlos, perdiéndose todo sentido de ejercicio democrático y alternabilidad en el poder. No debemos olvidar que nacemos con derechos inmanentes a nuestra condición. Para estos casos, el derecho internacional no debe ser “blando”, es la existencia de miles de personas agredidas por unos cuantos, y las NN. UU. deben actuar con nuevos enfoques hacia la llamada soberanía nacional; hoy todo se ha vuelto transfronterizo. Son delitos de lesa humanidad.
Lo ambiental.
El desbalance que se va a producir en lo ambiental, y parece que no se detendrá, originará consecuencias importantes de no prever los anfitriones, habitación, alimentos, salud, educación para miles de refugiados; es lo humano y razonablemente imprescindible para subsistir, caso contrario podrían originarse problemas delincuenciales y de convivencia social. Para los territorios abandonados, los inconvenientes serían aumento de tierras baldías con degeneración y disminución en la producción de alimentos, falta de iniciativas de progreso; volviéndose un círculo vicioso de oportunidades para que otros iguales o peores pretendan hacerse con el poder –al haber huido– tal vez buena parte de sus mejores recursos humanos. Lecciones que pueden ser oportunas para no cometer iguales o peores errores.(O)
Regina M. Zambrano Reina, doctora en Jurisprudencia, Guayaquil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *