Sección: Cultura General 22 diciembre 2018 03:00 pm

Facts que no conocías sobre Navidad y Santa Claus

Sorprende a tu familia con estos datos que seguro nadie conoce

En Polonia, poner telarañas y arañas es un must en la decoración de los arbolitos de Navidad, porque son consideradas símbolo de prosperidad y bondad. Existe la leyenda de que una araña tejió una cobija para el niño Jesús el día que nació, por eso es de buen augurio.

Santa Claus se basó en una persona real, San Nikolas de Myra (conocido como Nikolaos), nacido en Patara (hoy Turquía) en el siglo IV. Desde entonces se le consideró el santo patrono de Nueva York y de los banqueros, usureros, piratas, carniceros, navegantes, rateros, huérfanos y de la realeza.
No importa qué celebres, Navidad, Hanukkah (judíos), Pañcha Ganapati (La India) o Kwanzaa (África), todas son en la misma época, ¿por qué? Por los cultos agrarios que celebran el solsticio de invierno, la noche más larga del año en el hemisferio norte (y la más corta en el hemisferio sur). Su llegada implica un periodo de renovación y renacimiento, por eso hay tantos festivales, rituales y ferias.
El arbolito de Navidad tiene un origen germano. San Bonifacio, apóstol de los germanos que vivió en el siglo VIII, se enojó al comprobar que las personas seguían venerando al dios Thor y adornaban un roble en su honor. Arrancó el tronco sagrado y, según cuenta la leyenda, decidió adaptar esta tradición a la cultura cristiana. Desde entonces los pinos y abetos simbolizan una fe que nunca caduca. Las primeras bolitas de adorno eran manzanas que evocaban al jardín del edén. Del abeto deberían colgar entre 24 y 28 esferas, una para cada día entre el inicio del Adviento, el tiempo litúrgico de preparación de la Navidad. La costumbre de dejar regalos alrededor se cree que es muy anterior, un rito pagano de los celtas que copiaron los cristianos. La estrella que se cuelga en el pico representa la luz que guió a los Reyes Magos y ha sido relacionada con el avistamiento del cometa Halley.
Según un estudio publicado por la revista de psicología Journal of Environmental Psychology, decorar la casa o la fachada con motivos navideños es una forma de mostrar amabilidad y accesibilidad hacia el resto de vecinos.
El ilustrador inglés John Callcott Horsley realizó en 1843 el primer diseño de tarjetas de Navidad por encargo de sir Henry Cole, un señor muy ocupado que no tenía tiempo de felicitar a sus familiares y amigos. Los ejemplares que se conservan de aquella primera edición de 1.000 tarjetas superan en las subastas los 10.000 euros por pieza. En 1953 el presidente norteamericano Eisenhower editó la primera tarjeta oficial de la Casa Blanca.
Erika Rivera

Fuente www.msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *