Sección: Todo en Familia 12 febrero 2019 05:00 pm

Ejercítate de acuerdo a tu edad

 Sin importar la edad que tengas, hacer ejercicio es uno de los mejores mecanismos con los que contamos para llevar una vida saludable
El efecto del ejercicio en la salud es profundo. Además, puede protegerte de una variedad de afecciones, que incluyen enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y algunos cánceres. Pero el tipo y la cantidad de ejercicio que debes hacer cambian a medida que envejeces.
Para asegurarte de estar haciendo el tipo de ejercicio adecuado para tu edad, sigue esta sencilla guía de Julie Broderick, profesora asistente de fisioterapida en Trinity College en Dublin para The Conversation.
INFANCIA Y ADOLESCENCIA
Durante la niñez, el ejercicio ayuda a controlar el peso corporal, desarrolla huesos saludables y promueve la autoconfianza y los patrones de sueño saludables.
El gobierno recomienda que los niños realicen al menos una hora de ejercicio al día. Como consejo: los niños deben probar una variedad de deportes y desarrollar habilidades, como nadar y golpear y patear una pelota. Muchas actividades físicas no programadas también son excelentes, como jugar en áreas de juegos, explica Julie Broderick.
Los hábitos de ejercicio tienden a disminuir constantemente durante los años de adolescencia, particularmente en las niñas. Hacer suficiente ejercicio promueve una imagen corporal saludable y ayuda a controlar el estrés y la ansiedad. También puede alentar a los adolescentes a permanecer en un deporte de equipos, si es posible. Para los adolescentes que no practican deportes de equipo, la natación o el atletismo pueden ser una buena forma de mantener los niveles de condición física.
Relacionado: “¿Qué hacer cuando ya pasaste los 20’s en cuestión de salud?”
LLEGANDO Y DURANTE LOS 20’S
Alcanzas tu máximo físico absoluto en la mitad de sus 20 años, con los tiempos de reacción más rápidos y el VO2 max al máximo –la tasa máxima a la que el cuerpo puede bombear oxígeno a los músculos–. Después de este pico, tu VO2 máx disminuye hasta en un 1% cada año y tu tiempo de reacción se reduce cada año. La buena noticia es que la actividad física regular puede disminuir ese declive. El desarrollo de la masa muscular magra y la densidad ósea a esta edad te ayuda a retenerlos en años posteriores, explica The Conversation.
Varía el entrenamiento y mantenlo divertido. Prueba rugby, remo o un boot camp. Si es un deportista habitual, obtenga asesoramiento de un profesional del ejercicio para incorporar la “periodización” en su régimen de entrenamiento. Esto implica dividir tu régimen de entrenamiento en ciclos progresivos que manipulan diferentes aspectos del entrenamiento –como la intensidad, el volumen y el tipo de ejercicio– para optimizar su rendimiento y garantizarle el máximo para un evento de ejercicio planificado, como un triatlón.
Relacionado: “Salud ocular en hombres”
CUANDO LLEGAS A LOS 30’S
Como las carreras y la vida familiar para muchos se intensifican a los 30 años, es importante que mantengas la capacidad cardiovascular y la fuerza para desacelerar el deterioro físico normal. Si tienes un trabajo sedentario, asegúrate de mantener una buena postura y romper períodos largos de sentarte forzando la actividad a tu día, como enrutar la impresora a otra habitación, subir una escalera para usar el baño en otro piso o de pie al recibir una llamada telefónica para que se mueva cada media hora siempre que sea posible.
Trabaja inteligentemente. Prueba el entrenamiento de intervalos de alta intensidad. Aquí es donde las ráfagas de actividad de alta intensidad, hasta el 80% de tu frecuencia cardíaca máxima, como el sprint y el ciclismo, se rompen con períodos de ejercicio de baja intensidad.
Este tipo de entrenamiento es bueno para los que tienen poco tiempo, porque puede realizarse en 20 minutos. Para todas las mujeres, y especialmente después del parto, haga ejercicios de suelo pélvico, conocidos como ejercicios de Kegel a diario para ayudar a prevenir la incontinencia. Diversifique su programa de ejercicios para que sea interesante. Pruebe el campamento de entrenamiento, la clase de spinning o el yoga.
EJERCICIOS DURANTE LOS 40’S
La mayoría de las personas comienzan a aumentar de peso a los 40 años. El ejercicio de resistencia es la mejor manera de optimizar la quema de calorías para contrarrestar la acumulación de grasa y revertir la pérdida de 3% a 8% de la masa muscular por década. Diez semanas de entrenamiento de resistencia podrían aumentar el peso magro en 1.4 kg, aumentar la tasa metabólica en reposo en 7% y disminuir el peso de la grasa en 1.8 kg (4 libras).
Prueba kettlebells o comienza un programa de entrenamiento con pesas en tu gimnasio, dice Broderick. Comienza a correr, si no corres, y no temas iniciar un programa de ejercicios más intensivo. Obtendrás más éxito con correr en vez de caminar. Los filamentos pueden ser útiles para desarrollar la fuerza central para protegerte contra el dolor de espalda, que a menudo comienza en esta década.
Relacionado: “Después de los 40 puedes ser fitness y saludable”
¿LLEGASTE A LOS 50’S?
En esta década, pueden surgir dolores y condiciones crónicas, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares, pueden manifestarse. A medida que disminuyen los estrógenos en las mujeres posmenopáusicas, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.
Realiza entrenamientos de fuerza dos veces por semana para mantener la masa muscular. Se recomiendan ejercicios con pesas, como caminar. Camine lo suficientemente rápido para que su ritmo de respiración aumente y usted rompa el sudor. Pruebe algo diferente. Tai chi puede ser excelente para el equilibrio y la relajación.
Relacionado: “Entrenamiento después de los 40’s”
EJERCICIOS A LOS 60’S
Por lo general, las personas acumulan más enfermedades crónicas a medida que envejecen y el envejecimiento es un factor de riesgo importante para el cáncer. Mantener un alto nivel de actividad física puede ayudar a prevenir cánceres, como cáncer de mama posmenopáusico, cáncer de colon y cáncer de útero, y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.
La actividad física tiende a disminuir con la edad, así que manténgase activo e intente resistir esta tendencia.
Alex Villatoro

Fuente www.msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *