Sección: Casos Cosas y Curiosidades 1 abril 2019 04:00 pm

¿Quién fue el inventor del papel higiénico?

 Los chinos, grandes conocedores del papel, crearon uno especial para la higiene de las zonas genitales después de llevar a cabo las deposiciones. No está claro cuándo comenzó a ocuparse. Existe la versión de que en el primer papel higiénico moderno se fabricó en 1391, cuando se creó para las necesidades de la familia de los emperadores. Cada hoja de papel estaba incluso perfumada.
Sin embargo, se sabe que ya en el siglo VII algunos viajeros europeos manifestaron que lo empleaban en lugar de lavarse con agua, como era la costumbre en aquella época.
La producción de este papel con uso muy específico se intensificó en los siguientes siglos, aunque su uso estaba por lo general reservado a dignatarios y miembros de la corte imperial. En Europa, mientras tanto, la gente se limpiaba casi con cualquier cosa que tuviera a la mano –– en el caso de los romanos, con esponjas empapadas de agua con sal que eran ensartadas en el extremo de una varita ––.
Papel higiénico en hojas
El papel higiénico no se difundió en el mundo sino hasta el siglo XIX. Se identifica al estadounidense Joseph Gayetty como el introductor de su versión comercial que, a partir de 1857, lo proyectó hacia la modernidad.
Gayetty nació en Massachusetts, EE. UU., Y trabajó en Nueva York, donde se le ocurrió la idea del papel higiénico. Su producto se comercializó y estaba destinado a ser utilizado como un accesorio médico.
El producto contenía hojas sueltas de papel manila humedecidas con aloe. Joseph fundó The Gayetty Firm para la producción de papel higiénico en Nueva Jersey. Este primer papel medicado con aloe recibió el nombre de Gayetty’s Medicated Paper.
Los primeros paquetes eran de 500 hojas de 14 x 21 cm. Aproximadamente el 95% de su producción se enviaba a Inglaterra y el resto era vendido en Estados Unidos. Joseph Gayetty imprimió su nombre en cada hoja. Desafortunadamente, este invento falló y no se siguió comercializando.

Hoy su uso está ampliamente extendido, excepto por los habitantes de horizontes poco desarrollados en los que aún no existen, siquiera, servicios sanitarios.
La publicidad del producto, que se distribuía en las farmacias, lo describía como la mayor necesidad de la época. Puede que el mensaje no captara la realidad con precisión, pero tampoco andaba desencaminado.
En la actualidad existen miles de marcas pero la realidad es que quedarse sin papel al ir al baño es una pesadilla, podríamos decir que ¿es una necesidad?
España Mohar

Fuente www.msn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *