Sección: Cultura General | No te lo puedes perder 11 julio 2019 06:00 pm

Estudiar música ayuda a mejorar las notas en otras materias

 Un estudio canadiense ha ofrecido resultados positivos que vinculan la formación musical con la obtención de mejores calificaciones en otras disciplinas de la secundaria como matemáticas, ciencias e inglés.
Cada vez es mayor el número de adolescentes que acude a urgencias por problemas relacionados con la ansiedad o el estrés. En concreto, el fracaso escolar suele ser uno de los motivos principales. Por ello, es fundamental investigar nuevos métodos de estudio o técnicas que permitan desarrollar la capacidad de aprendizaje de los jóvenes.
Martin Guhn, Scott Emerson y Peter Gouzouasis, profesionales especialistas en ciencia cognitiva y neurociencia, son conscientes de que el porcentaje de fracaso escolar y problemas psicológicos en adolescentes ha aumentado significativamente en los últimos años. Es por ello que han realizado una investigación que les ha permitido descubrir la existencia de una relación directa entre la formación musical y la obtención de buenas calificaciones en otras materias.
El estudio
Esta investigación, publicada en la Revista de Psicología Educativa (Journal of Educational Psychology), incluye una revisión sobre los expedientes académicos en la provincia de Columbia Británica, en Canadá. Concretamente, se estudiaron las calificaciones de los alumnos que cursaban sus últimos tres años en la enseñanza secundaria, por lo que la muestra se compone de más de 100.000 alumnos.
Del total de alumnos que fueron estudiados, tan sólo el 13% participaban en algún curso de música aprendiendo a tocar uno o varios instrumentos. Si bien se partía de la base de que la dedicación a esta actividad podría suponer una limitación en el desempeño de otras materias, los resultados han mostrado una realidad completamente diferente.
Según comenta Peter Gouzouasis, cuanto más comprometidos están con la música mejor es su rendimiento en otras materias. La totalidad de estudiantes que dedicaban su tiempo a aprender a tocar un instrumento obtuvieron calificaciones muy altas en las demás disciplinas. De hecho, la mayoría de ellos había conseguido que su nivel académico se correspondiera con el de un curso académico por encima de sus compañeros, sobre todo en inglés, matemáticas y ciencias.
Por tanto, no se trata simplemente de la superación de las asignaturas, sino que la totalidad de alumnos que dedicaban parte de su tiempo a instruirse en la enseñanza musical adquiría un nivel académico sobresaliente, destacando por encima del resto de sus compañeros.
Las actividades musicales más destacadas

En concreto, se ha detectado que existe una correlación entre buenas calificaciones y las siguientes actividades musicales:

Piano de conservatorio
Banda de conservatorio
Orquesta
Coro de conciertos
Banda de jazz
Vocal
Estos resultados encajarían con otros estudios que sugerían que los alumnos podrían llegar a obtener resultados negativos en matemáticas, ciencias o inglés si se eliminaban o reducían los programas de música en los centros educativos.
Los investigadores señalan que la disciplina musical es muy exigente, permitiéndoles desarrollar habilidades para el trabajo en equipo, la coordinación, la escucha aguda y la práctica. Este alto compromiso con la música les permite transferir y aplicar todas las habilidades adquiridas a otras materias, favoreciendo su desempeño en las mismas y aumentando la calificación que obtienen.
No obstante, se trata de un tema que requiere más investigación en profundidad para comprender el motivo por el que se produce esta relación.
Los últimos datos publicados en España muestran una tendencia positiva en favor de las enseñanzas de música. Desde el 2005 hasta el 2018 se ha producido un aumento de un 37,4% en el número de alumnos matriculados, pasando de 239.381 a 328.906. Estos datos podrían servir de base para futuras investigaciones, otorgando una mayor presencia de la disciplina musical en los programas educativos con la finalidad de mejorar el desempeño académico de los más jóvenes.

Fuente psicocode.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *