Sección: Medicina y Salud 27 septiembre 2019 12:00 pm

La verdad de las pastillas adelgazantes

Cuando adelgazar se vuelve una obsesión las personas son capaces de hacer cualquier cosa con tal de reducir unas tallas demás. Por ejemplo, recurrir a las pastillas para adelgazar, uno de los tantos miles de productos para bajar de peso de forma milagrosa, pero que pueden afectar tu salud. Para estar alertas y tomar mejores decisiones, hoy hablaremos de los riesgos de las pastillas para adelgazar. Lo primero que hay que decir es que muchas de las pastillas para adelgazar no están debidamente reguladas por ninguna institución, como es el caso de la FDA, Administración de Alimentos y Medicamentos, en Estados Unidos. Además, algunas empresas de este tipo de medicamentos han sido sancionadas por publicidad engañosa, y la verdad, eso sucede en todo el mundo.

Efectos secundarios 

Como sabes las pastillas para adelgazar tienen componentes químicos que pueden ocasionar diversas reacciones en el estado de salud de cada persona. Estos pueden ser algunos de los efectos secundarios de laspastillas para adelgazar:

  • Hipertensión
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estomago

 No sirven para la quema de grasas

Muchas pastillas para adelgazar han sido investigadas y la verdad que en la mayoría de casos no tiene demasiadas probabilidades de ayudarte a bajar de peso. Algunas pastillas creadas a base de hierbas y fuentes naturales no ayudan, precisamente, a quemar grasa. Así que posiblemente estés perdiendo el dinero en vez de kilos. En algunos casos estas pastillas para adelgazar son simplemente una combinación de cafeína y otros diuréticos lo que causa la pérdida de agua. Lo que al principio puede parecerte bien, con el tiempo puede causarte signos de deshidratación severa.

Lo cierto es que el prinicipal de los riesgos de las pastillas para adelgazar es que tú vas a esperar que funcione como método para bajar de tallas y posiblemente creerás que esa es la única solución para bajar de peso. Sin embargo, lo único que logras es evitar la verdadera solución: mejores hábitos alimenticios y hacer ejercicio.

vía: vix.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *