Sección: Cultura General | Hoy te recomendamos 18 noviembre 2019 09:00 am

18 de noviembre: Día Mundial del Paciente Anticoagulado

Este lunes 18 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Paciente Anticoagulado, cuyo objetivo es crear conciencia en los pacientes sobre el alcance de su tratamiento y lo importante de cumplirlo a cabalidad, a fin de evitar complicaciones en su salud.

 

¿Qué son los anticoagulantes?

Los anticoagualantes son fármacos que impiden la coagulación de la sangre. Se utilizan, principalmente en pacientes con valvulopatías o síndrome coronario agudo, siempre teniendo en cuenta las prescripciones médicas realizadas a cada paciente.

 

¿En qué consiste la anticoagulación?

La formación de coágulos previene el sangrado tras sufrir un daño. Sin embargo, esto puede desencadenar un infarto de miocardio, infarto cerebral, o formación de coágulos en las venas o dentro de las aurículas del corazón, por lo que en estos casos resulta vital la administración de anticoagulantes, pues impiden la coagulación de la sangre, evitando de paso la formación o crecimiento de coágulos, favoreciendo su disolución.

 

¿Quién es un paciente anticoagulado?

Es aquel que toma una medicación por razones muy diversas, generalmente cardíacas (arritmias),  que dan lugar a problemas de embolias o recambio de válvulas artificiales del corazón. También se recomienda el tratamiento anticoagulante en pacientes que han padecido algún problema de trombosis en las piernas o embolias pulmonares, realizando controles periódicos en su tratamiento.

 

¿Qué es el INR?

El tiempo de protrombina (PT, por sus siglas en inglés) es un análisis de sangre que mide cuánto tarda la sangre en coagular. Se puede utilizar para verificar problemas de hemorragia. También se utiliza para comprobar si está funcionando un medicamento para prevenir coágulos de sangre.

 

¿Cómo actúan los anticoagulantes?

Reducen la capacidad de coagulación de la sangre. Debido a la menor capacidad de coagulación, se forman menos coágulos peligrosos que podrían e obstruir los vasos sanguíneos.

Vía: Insituto del Corazón 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *