Sección: Cultura General | Hoy te recomendamos 6 noviembre 2019 09:00 am

6 de noviembre: Día Internacional para la prevención de la explotación del Medio Ambiente en la guerra y los conflictos armados

 

En 2001 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 6 de noviembre como el Día Internacional para la prevención de la explotación del Medio Ambiente en la guerra y los conflictos armados, una fecha que pretende proteger el medio ambiente en situaciones de conflicto.

En las guerras siempre resultan muertas y heridas muchas personas, ciudades enteras son destruidas. Las personas se quedan sin su medio de vida ni sustento. Pero es que, además, muchas veces, es el medio ambiente la víctima más silenciosa y silenciada. Se queman bosques, se contaminan o destruyen acuíferos, se envenenan los suelos, se sacrifican animales. Y todo ello, no se tiene en cuenta en el recuento final de daños de una guerra.

Muchas veces es la propia explotación de los recursos naturales la causa misma de la guerra o conflicto armado. De hecho, la ONU maneja el siguiente dato: en los últimos 60 años, casi la mitad de los conflictos armados internos han estado relacionados con la explotación de algún recurso natural, ya sea por su valor (oro, minerales, petróleo) como por su escasez (agua o tierra).

Agresiones contra el medio ambiente en los últimos años a consecuencia de conflictos

Cuando se agrede al medio ambiente, no solo está en juego la supervivencia del hombre, sino la de muchas especies. Décadas de enfrentamientos en el mundo han llevado a la pérdida de ecosistemas y recursos naturales muy valiosos. Enumeramos algunos de los bienes naturales que han sido destruidos como consecuencia de guerras:

  • En Afganistán se han registrado tasas de deforestación del 95% en los últimos años.
  • En 2017 el Estado Islámico incendió pozos de petróleo y una fábrica de azufre provocando humos tóxicos cerca de la ciudad iraquí de Mosul, envenenando a la gente y el paisaje.
  • En Colombia, República Democrática del Congo y Sudán del Sur, grupos de rebeldes instalados en puntos importantes para la biodiversidad han provocado talas ilegales, caza furtiva masiva y cría de especies invasoras.
  • Las poblaciones de elefantes han sido diezmadas en la República Democrática del Congo y en la República Centroafricana.
  • En Gaza, Yemen y en otros lugares, se ha dañado la infraestructura hídrica, como pozos subterráneos, plantas de tratamiento de aguas residuales, estaciones de bombeo o plantas de desalinización.

ONU Medioambiente tiene como uno de sus objetivos trabajar para evitar las agresiones al medioambiente en situaciones de conflicto y también para garantizar los medios de subsistencia y recursos naturales, precisamente para prevenir conflictos. Una tarea ardua y difícil enmarcada dentro de la Agenda 2030.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *