Sección: Hoy te recomendamos | Medicina y Salud | No te lo puedes perder 5 febrero 2020 11:00 am

Factores que pueden afectar tu frecuencia cardíaca

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA), conocer tu frecuencia cardíaca puede ayudarte a controlar tu nivel de condición física, e incluso a detectar problemas de salud subyacentes.

Tu frecuencia cardíaca, o pulso, es la cantidad de veces que tu corazón late por minuto. La frecuencia cardíaca normal varía de persona a persona. Conocer la tuya puede darte una idea de cómo se encuentra la salud de tu corazón.

Debido al envejecimiento y a una serie de factores, la frecuencia y la regularidad de tu pulso pueden alterarse y convertirse en la antesala de una afección cardíaca (o de otro tipo) que debe abordarse y vigilarse.

Por ello, la AHA nos menciona algunos de esos factores que pueden afectar tu frecuencia cardíaca:

  1. Temperatura del aire: cuando las temperaturas (y la humedad) se disparan, el corazón bombea un poco más de sangre, por lo que su pulso puede aumentar, pero generalmente no más de cinco a 10 latidos por minuto.
  2. Posición del cuerpo: descansando, sentado o de pie, su pulso suele ser el mismo. A veces, mientras permanece de pie durante los primeros 15 a 20 segundos, su pulso puede aumentar un poco, pero después de un par de minutos debería calmarse.
  3. Emociones: si estás estresado, ansioso o «extraordinariamente feliz o triste», tus emociones pueden elevarte el pulso.
  4. Tamaño del cuerpo: el tamaño del cuerpo generalmente no cambia el pulso. Si eres muy obeso, es posible que veas un pulso en reposo más alto de lo normal, pero generalmente no más de 100.
  5. Uso de medicamentos: los medicamentos que bloquean la adrenalina (betabloqueantes) tienden a disminuir el pulso, mientras que un exceso de medicación tiroidea o una dosis demasiado alta lo elevarán.

RECUERDA: Si tu pulso es muy bajo o si tienes episodios frecuentes de frecuencias cardíacas rápidas inexplicables, especialmente que te hagan sentir débil, mareado o te causen desmayo, acude con tu médico a la brevedad, pues solo él o ella podrán decidir si es una emergencia.

Finalmente, no olvides que tu pulso es una herramienta que permite obtener una imagen de tu salud.

Vía: ClikiSalud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *