El estrés es una reacción física y emocional normal a cambios sustanciales que ocurren en la vida, siendo un ejemplo perfecto la pandemia de COVID-19. No obstante, el estrés a largo plazo puede contribuir a problemas digestivos, dolores de cabeza, trastornos del sueño y otros problemas de salud.

Por ello, las técnicas de relajación pueden ayudarte a liberar la tensión y a contrarrestar el estrés, así lo indica el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa de Estados Unidos (NCCIH). Estas técnicas incorporan respiración y pensamientos agradables, para ayudar a calmar la mente y el cuerpo.

Con base en lo anterior, el NCCIH recomienda probar las siguientes técnicas de relajación para hacerle frente al estrés durante la pandemia de COVID-19:

1. Respiración profunda

La respiración profunda es una de las mejores formas de reducir el estrés en el cuerpo. Esto se debe a que cuando respiras profundamente, envías un mensaje a tu cerebro para que pueda calmarse y relajarse. Después, el cerebro envía este mensaje a tu cuerpo. Las señales corporales que ocurren cuando estás estresado, como el aumento de la frecuencia cardíaca, la respiración rápida y la presión arterial alta, disminuyen a medida que respiras profundamente para relajarte.

2. Imágenes guiadas

Las imágenes guiadas tratan de aprovechar el poder de la imaginación para que, al utilizarla, puedas sentirte más tranquilo(a) y en control. Ya sea soñar despierto, pensar en la comida que harás por la tarde o cuál será el sabor del postre es una habilidad que el humano posee para ayudarse a superar un momento incómodo. Según la experta de Michigan Medicine, Claire Casselman, con las imágenes guiadas, «nos enfocamos en esa habilidad y construimos una intención en nuestra visualización para ayudarnos a llegar a donde queremos estar emocionalmente».

Los beneficios de las imágenes guiadas son evidentes de inmediato. Se ha demostrado que reducen la presión arterial, disminuyen las hormonas del estrés, ayudan con el dolor crónico, mejoran el sueño, disminuyen los efectos secundarios, estimulan el sistema inmunológico y mejoran la recuperación quirúrgica.

3. Relajación muscular progresiva

Cuando tienes ansiedad o estrés en tu vida, una de las formas en las que tu cuerpo responde es la tensión muscular.La relajación muscular progresiva es una técnica que ayuda a aliviar dicha tensión.

En ella, tensas un grupo de músculos mientras inhalas, y los relajas mientras exhalas. Debes trabajar en tus grupos musculares siguiendo un cierto orden. Cuando tu cuerpo está físicamente relajado, dejas de sentirte ansioso. Practicar la relajación muscular progresiva durante algunas semanas te ayudará a mejorar esta habilidad y, con el tiempo, podrás usar el método para aliviar el estrés.

4. Meditación

La meditación es la práctica de enfocar tu atención para que te sientas tranquilo(a) y tengas una conciencia clara de tu vida. Las filosofías orientales han reconocido los beneficios para la salud de la meditación durante miles de años, y actualmente se practica de manera amplia en Occidente y otras partes del mundo, sabiendo que tiene efectos positivos para tratar una amplia gama de problemas físicos y mentales, como por ejemplo abuso de sustancias; estrés, depresión y ansiedad; hipertensión; dolor en general y bochornos (muy comunes en mujeres surante la menopausia.

5. Yoga

El yoga involucra el uso de una extensa serie de posturas corporales, movimientos y técnicas de respiración; e implica doblar, torcer y mantener posiciones corporales de una manera específica. Es una técnica que además implica enfocarse en los pensamientos y sentimientos conforme van sucediendo (atención plena) mientras se realizan las posturas.

El yoga suele practicarse para la salud general y para aliviar el estrés. También puede ser útil para tratar problemas físicos, como dolor de espalda u otras afecciones de salud, junto con un tratamiento médico regular.