Sección: Municipio de Durango 25 septiembre 2020 07:00 am

Liberada en su hábitat natural, guacamaya recuperada: Salum

  • Alcalde había entregado a Profepa el ejemplar que fue atendido y rehabilitado en la Clínica del Zoológico Sahuatoba.

Gracias a la atención oportuna en la Clínica de Pequeñas y Medianas Especies, del Zoológico Sahuatoba, la guacamaya que fue rescatada hace dos meses tras sufrir un ataque con arma de fuego en el municipio de Pueblo Nuevo se encuentra recuperada y finalmente fue liberada en su hábitat natural.

Así lo confirmó el Presidente Jorge Salum luego de hacer entrega del ejemplar rehabilitado satisfactoriamente a la Oficina Regional de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que posteriormente fue liberado en la zona aledaña de donde se detectó inicialmente. “Esta guacamaya herida se curó y rehabilitó en el Zoológico Sahuatoba y hoy tras  entregarla a Profepa fue reintegrada a su hábitat natural; seguiremos esforzándonos en el cuidado de la vida silvestre con acciones como la Clínica de Pequeñas y Medianas Especies”, expresó.

El encargado de la Oficina Regional de Profepa, José Luis Reyes, destacó la amplia coordinación con el Gobierno Municipal, a través del Instituto de Conservación de la Vida Silvestre, con resultados como la recuperación de esta guacamaya que fue puesta en custodia del Zoológico Sahuatoba hace dos meses y ahora liberada. “Siempre serán buenas noticias reintegrar a un ejemplar a su hábitat, es uno de los principales objetivos de la Profepa, no sólo sancionar, sino conservar la vida natural”, afirmó.

Tras hacer la entrega de la guacamaya verde (Ara Militaris) que nombraron “Lupe”, el director del Instituto Municipal de Conservación de la Vida Silvestre, Juan Emilio Camacho Rocha, celebró esta historia de éxito que se logró gracias la Clínica de Pequeñas y Medianas Especies que cuenta con el equipo adecuado y personal capacitado.

Además del tratamiento médico, durante su recuperación “Lupe” tuvo una alimentación similar a la que lleva en la vida silvestre y mantuvo la convivencia con otras guacamayas que habitan en  el Zoológico Sahuatoba, para que no se viera afectada en su socialización y así reincorporarla a su hábitat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *