Sección: Información Oficial 26 enero 2015 07:12 am

Callejoneada de la ESMUMEX celebrará sus 23 años

El mes de Febrero es de fiesta para esta tradicional actividad.

Boletiu0301n 060. Callejoneada de la ESMUMEX celebraru00E1 sus 23 au00F1os (2)(1)

La tradicional callejoneada dominical festejará durante todo el mes de Febrero sus 23 años de fundación. Esto por iniciativa de la profesora Lilia Santaella Abud, fundadora y directora de la Escuela de la Música Mexicana (ESMUMEX), perteneciente al Instituto de Cultura del Estado de Durango (ICED).
La ESMUMEX  desde hace 23 años ha realizado ininterrumpidamente, domingo a domingo la tradicional callejoneada, presentando siempre algo diferente, para que artistas (pintores, poetas, solistas, escultores, grupos norteños, mariachis, rondalleros, grupos de danza folklórica etc.) de las diferentes disciplinas tengan un foro de expresión y difusión  de la cultura popular mexicana.
Santaella Abud aprovecho la ocasión, para hacer una invitación a las familias duranguenses en la labor de preservar la callejoneada participando activamente con la donación de aguas frescas, vasos de plástico  o desechables, y agua para el burro Casimiro, el personaje central de esta tradición. Mismo que  forma parte de esta actividad ya que es un icono representativo del medio rural, ha servido por generaciones un transporte de carga pesada para los campesinos. La idea del burro es ensalzar su uso dentro de la tracción mexicana popular.
Otro personaje también muy querido por el público es “el lobo”, el cual se ha caracterizado por intervenir con el público, animándolo y divirtiéndolo.  Este foro, a lo largo de su historia, ha tenido un lleno total de  hasta 1.500 personas.  Cabe destacar, que desde el primer domingo de las callejoneadas, hasta la fecha siguen participando muchas familias que son fieles asistentes a la mayoría, si no es que todas las callejoneadas.
De cierta forma la callejoneada, trata de mezclar nuestras tradiciones mexicanas, como el baile en la calle y la convivencia popular. Un aspecto que se perdió a lo largo de los años pero que se ha ido rescatando gracias a esta tradicional actividad donde las familias duranguenses han encontrado un agradable de convivencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.