Sección: Información Oficial 28 marzo 2015 07:23 am

Un Escenario por la paz y cuarto obscuro se presentaron en la MET

Con las obras “Los habitantes de Mistermons” y “No hay ladrón que por bien no venga respectivamente”

ecenario por la paz

El tercer día de actividades de la Muestra Estatal de Teatro 2015 “Saúl García Mesta” se presentaron las obras Los habitantes de Mistermons y No hay ladrón que por bien no venga, de los grupos Un escenario por la paz PRONAPRED y Cuarto Obscuro respectivamente.
Un grupo de más de 15 pequeños actores, en bajo la dirección de Armando Castrellón, representaron la puesta en escena infantil “Los habitantes Mistermons”, esta ciudad esconde muchos secretos entre ellos, el que a pesar de tirar basura en las calles, éstas siempre permanecen impecables. Una familia de monstruos, los otros habitantes de Mistermons, visita a unos niños en su recámara, y comienza una aventura entre el miedo y la amistad, donde depende de todos el llegar a un acuerdo y enlazar sus vidas fraternalmente y sin distinciones. La obra finalizó con una pieza musical que exhorta a la igual entre todas las personas sin importar las diferencias de creencias, forma de vida o de apariencia.
Por su parte, el grupo Cuarto obscuro con Fabricio Porras en la dirección presentó “No hay ladrón que por bien no venga”, de la autoría del premio nobel de literatura de 1997: Darío Fo. En la obra una serie de enredos entre un ladrón (Fabricio Porras) que entra a una casa a robar y recibe una llamada de su esposa (Beatriz Corrales) que piensa que está en el trabajo, en lo que el dueño de la casa aparece con su amante. El ladrón es descubierto tanto su esposa como la del dueño de la casa intervienen en el caos. Los engaños se suman a las mentiras, las identidades se travisten y por último cae al ya repleto apartamento el marido de la amante del dueño de la casa, que cierra el círculo de los interesados jugando el mismo juego de los demás. Así, el ladrón resulta finalmente el más honesto de todos los participantes en el juego.
Ambas historias debajo de la comedia manejan una reflexión, en caso de “Los habitantes de Mistermons” se maneja el respeto y la tolerancia hacia las demás personas y en “No hay ladrón que por bien no venga” delibera sobre la sociedad dominada por la doble moral, el sistema injusto de relaciones entre las clases sociales y ese frágil equilibrio que impide que una situación extrema explote ante lo inevitable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.