Sección: Cultura General 27 febrero 2018 03:00 pm

27 de febrero: Expulsión de las tropas francesas de Tabasco

El motivo de la batalla era expulsar a los franceses que estaban invadiendo el territorio tabasqueño

El Jahuactal es un poblado que se encuentra ubicado en el municipio de Cunduacán Tabasco, en dicho lugar se llevó a cabo una batalla en el año de 1863, la cual se celebra el día 27 febrero de cada año.
Originalmente el inicio de la batalla de Jahuactal comenzó el 1° de noviembre de 1863, cuando se levantaron en armas los Coroneles Gregorio Méndez, Andrés Sánchez Magallanes y Eduardo González Arévalo, acompañados de soldados mexicanos y franceses que estaban sirviendo al segundo imperio mexicano.
El motivo de la batalla era expulsar a los franceses que estaban invadiendo el territorio tabasqueño, a la causa se sumaron personas de distintos municipios tales como,  Comalcalco, Jalpa, Nacajuca, Cunduacán, Huimanguillo entre otros, formando un total aproximado de 350 hombres en el enfrentamiento.
Finalmente la batalla fue ganada por los mexicanos, por su parte los imperialistas al ser derrotados buscaron refugio en “Almacén Real” y en el edificio “El Principal”  de donde fueron desalojados en la Batalla del 27 de febrero de 1864 o también llamada la «Toma de San Juan Bautista» yéndose a refugiar a Jonuta, Tabasco.
Posteriormente el Coronel Gregorio Méndez asumió llevar las riendas del gobierno hasta que se tuvo noticia de que el día 28 de febrero de 1865 el Ejército Republicano de Oriente había caído en poder de los imperialistas.
Definitivamente este fue un hecho sumamente imprescindible para la liberación de territorio tabasqueño que estaba siendo adueñado por los franceses.
Es importante reconocer que cuando existe una revolución o una protesta en la que participan todos los ciudadanos para defender lo que les pertenece, siempre habrá la fortaleza acompañada de convicción para llegar a la victoria.
Gracias a la batalla de Jahuactal, hoy Tabasco es conocido como el edén de México tierra de los chocos, donde abunda el pozol y el pejelagarto asado, donde se encuentra gente nativa arraigada a su pueblo, permaneciendo siempre firmes a sus orígenes.

Fuente www.diariopresente.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.