Sección: Cultura General 30 marzo 2018 06:00 pm

¿Qué es mejor: una franquicia o un negocio propio?

 
No se puede saber qué es mejor para ti. Lo que sí se puede saber es que ambas opciones tienen desventajas y ventajas.
Negocio propio:
más libertad (incluso libertad de cagarla)
más responsabilidad
más márgenes de ganancia o de pérdida
Franquicia:
menos libertad (pero más asesoramiento por parte de quienes, supuestamente, saben cómo funciona el negocio)
menos responsabilidad (o sea que podría darte cuenta de que en tu local, otra cosa podría funcionar mejor. Pero si la central franquiciadora no te escucha, has de callar y seguir haciendo lo que estipulásteis en su día)
menos márgenes de ganancia o pérdida (si te fuese bien bien, la franquicia se beneficiaría conformemente; y fatal fatal, si tuviste un poquitín de cuidado al elegir con quien franquiciarte, no debería irte)
Como dice Damián Gil, hay emprendedores que combinan una franquicia con un negocio propio, aunque discrepo sobre la tasa de fracaso.
Una franquicia, si todos los actores han obrado bien por el camino, tiene menores probabilidades de ir mal respecto a un negocio por cuenta propia.
Las razones estriban en varias cosas:
#1 con la crisis económica, mucha gente que no tiene madera de emprendedor se ha lanzado a emprender: porque está guay, porque no tenían más remedio, porque se ha leído un par de libros de Tim Ferriss y Spencer Johnson y se llenó de energía positiva. La realidad los ha puesto a su sitio, desgraciadamente.
#2 si uno no está seguro si da la talla o no para emprender, una franquicia podría ser preferible a lanzarse solitos.
Suele ubicarse a mitad camino entre el trabajo por cuenta ajena y el por cuenta propia: como gerente, tienes más responsabilidades que un mandado cualquiera, pero menos que un emprendedor verdadero.
#3 una central franquiciadora te proporciona formación, herramienta, materias primas y asesoría en cambio de los cánones y royalties que les pagas.
Tu éxito es su éxito.
Es cierto que hay piratas que van por el mundo franquiciando con total desconocimiento de los principios básicos del negocio, o también estafando impunemente. Pero con un poco de atención de tu parte, algún curso, mucha formación sobre tu sector y sobre la franquicia como herramienta de independencia económica, es un riesgo que puedes aminorar considerablemente.
Rodolfo Adinolfi Morientes

Fuente https://es.quora.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *