Sección: De Todo un Poco 19 julio 2018 03:00 pm

Guía para llevar la contabilidad de tu negocio

Guía para llevar la contabilidad de tu negocio

Llevar la contabilidad de tu negocio puede ser confuso.
Llevar la contabilidad de tu negocio puede resultar tanto tedioso como complicado para aquellos empresarios que no tienen conocimientos sobre contabilidad o finanzas.
Algunos tips para llevar una buena contabilidad son:
Punto de equilibrio: Revisar, y en caso de no tenerlo, realizar un punto de equilibrio. Observar con qué cuenta mi negocio y qué es lo que necesito; es decir, tomar en consideración cuánto necesitas vender mes con mes para cubrir tus obligaciones y crecer tu negocio, o tomar en cuenta con cuántos empleados cuentas y cuántos necesitas para cumplir tus metas. No necesariamente tienes que ganar siempre, pero sí se trata de NO perder, de no terminar el mes con números rojos, con pérdidas.
Business plan: Tener un plan de negocios bien definido antes de constituir nuestro negocios. Es decir, saber qué necesito, cuál es mi competencia y en cuánto tiempo pienso recuperar mi inversión.
Si pones un restaurante de tacos en una calle llena de taquerías, probablemente no vas a obtener las ganancias que esperas. Si hubieras hecho un estudio de mercado y hubieras puesto tu puesto cinco calles después, seguramente habrías incrementado tus ganancias.
Haz un presupuesto: es básico que tu negocio cuente con un presupuesto. Tanto a corto plazo (un año) como a largo plazo (que podría ser de tres a cinco años). Necesitas ser consciente de los recursos con que cuentas y conocer las obligaciones adquiridas (impuestos, deudas, salarios…). Tu dinero rendirá tanto como lo cuides.
Control de egresos: Controla la salida de tu dinero, en que se están gastando los recursos y cuánto dinero tiene cada área para gastar.
Como dice el famoso refrán: zapatero a tus zapatos. Generalmente, cuando los empresarios inician un negocio quieren manejarlo todo ellos solos. Quien abre el puesto de tacos quiere ser taquero, gerente, mesero cuando falta gente y hasta cajero. Al final, por supuesto, nada funciona. No se puede hacer todo al mismo tiempo, contrata a alguien que te ayude, en este caso, a un contador.
Carolina Celayo

Fuente www.msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *