Sección: Todo en Familia 16 febrero 2019 05:00 pm

¡Hay que saber pelearse!

Muchos matrimonios y noviazgos tienen la idea de que su éxito reside en no tener peleas y entierran sus problemas solo para evadir el conflicto

En cualquier relación una buena comunicación es vital. Sobre todo cuando se trata de una pareja. Muchos matrimonios y noviazgos tienen la idea de que su éxito reside en no tener peleas y entierran sus problemas solo para evadir el conflicto. Lo que no saben es que  podría llegar a ser LA causa para separarse.

Aunque suene extraño, hay que aprender a “pelearse” y nosotros te daremos los tips para que tus discusiones cambien a conversaciones en donde una comunicación tranquila y fluida sea clave para la solución:
Enfría la cabeza.
Nada bueno ocurre cuando te dejas llevar por las emociones, siempre acabas hablando desde el hígado y no desde la razón. Recuerda que el respeto es básico. Jamás debes insultar a tu pareja o hacerlo/a sentir menos. Siempre piensa y estructura con cuidado la oración que vas a decir para darte a entender y deja que la otra persona termine de hablar sin interrumpirla. También es indispensable que evites adjetivos calificativos negativos. Y si es que estás muy agitado/a, busca una manera de tranquilizarte, como dar tres respiros profundos, una breve pausa, salir a caminar, etc.¡No debe haber culpables!
Recuerda que, en la mayoría de los casos, nadie está al 100% “libre de pecado” y seguramente los dos echaron de su crema para que hubiera una bronca. Entonces evita victimizarte y calificar al otro como el culpable. Porque, además de que es un tipo de manipulación emocional, nadie es un santo.
Ten apertura y deja el ego a un lado
Tienes que tomarte un momento y ponerte en sus zapatos ¿qué hizo que te enojó y por qué crees que lo hizo? o ¿por qué le molestó lo que hiciste? Ya que analizaste esto, presenta con calma lo que piensas sin dejar que tu ego cierre tu atención con el típico “tengo razón” y plantear datos como si estuvieran escritos en piedra. Para no herir susceptibilidades y lograr que la otra persona también sea empática, intenta usar el verbo “sentir” y sus conjugaciones. Por ejemplo: “Siento que me hablaste fuerte porque…”. Y si encontraste un error tuyo, va a ser muy maduro asumir las consecuencias de tus actos. Todos sabemos lo difícil que es pedir perdón, pero a veces es necesario decirlo. Ojo, tampoco lo confundas como una herramienta para, como lo dijimos antes, enterrar tus problemas y hacer como si nada hubiera pasado.
El perdón debe de ser sincero y venir desde la humildad.
Es indispensable aceptar disculpas y dejar ir lo que sucedió. No hay nada peor que  sacar de los escombros una pelea vieja. Y si crees que es algo que no han resuelto (y quieres seguir con esa persona), deja tu orgullo a un lado y recuerda que la terapia de pareja no tiene nada de malo.
Regina Garcia de Alba

Fuente www.msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *