Sección: Congreso 18 abril 2019 07:00 am

Urge programa para garantizar abasto de agua

Se exhortar al Gobierno del Estado para que en el marco del Sistema Estatal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento, y a través de la Comisión del Agua del Estado y demás dependencias y organismos conducentes, implemente un programa emergente con el fin de garantizar el abasto de agua potable salubre y suficiente para la población en las comunidades del semidesierto del estado.

Se exhorta también a la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado para que atienda de manera urgente el surgimiento de enfermedades derivadas de la insalubridad con que se distribuye el agua potable en los municipios de San Juan de Guadalupe, General Simón Bolívar, Santa Clara y Cuencamé. Lamentablemente, en nuestro Estado existen poblaciones, especialmente en el semidesierto, que sufren una crisis aguda de desabasto de agua potable para su consumo, a pesar de que la Constitución Política Federal determina en su artículo cuarto que “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible”.

En comunidades como San Juan de Guadalupe, General Simón Bolívar, Santa Clara y Cuencamé, ya se han presentado problemas de salud recurrentes relacionados con la falta del agua y el consumo de la misma en condiciones de insalubridad; lo cual ha derivado, inclusive, en casos de tifoidea. Es importante insistir en que los avances legislativos de las sociedades democráticas requieren una traducción efectiva a la vida cotidiana de los individuos, y que la concepción legal de los derechos debe transitar a su incidencia efectiva en la realidad de la población. En igual sentido, será imposible pensar en un pleno acceso a la educación y a campos laborales en condiciones de equidad, si los niños y jóvenes del campo enfrentan restricciones en cuestiones básicas como la alimentación y, aún más, la propia disposición de agua limpia para su consumo.

A su vez, las consecuencias en la salud de nuestros campesinos, por tal circunstancia, deben ser atendidas con prontitud y evitar que se incrementen. Serán importantes los recursos que puedan lograrse para el corto, mediano y largo plazo, de parte de la Secretaría de Desarrollo Rural Federal, y que puedan ser orientados al apoyo de las zonas áridas. En específico, la intervención urgente de la Secretaría de Salud en cuanto a los problemas de salud, como la tifoidea, en los municipios mencionados es fundamental, y proteger la salud y la vida de nuestras niñas y niños, jóvenes y adultos, en tales poblaciones. La atención a esta circunstancia, forma parte de un engranaje de acciones que deben llevarnos a replantear la manera en que visualizamos el presente y futuro del campo duranguense.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *