Sección: Casos Cosas y Curiosidades | Hoy te recomendamos 4 diciembre 2020 01:00 pm

¿Qué es la fobia dental?

De acuerdo con la Academia de Odontología Generalmillones de personas se niegan a ir al dentista por miedo o ansiedad. De hecho, millones de pacientes viven con problemas dentales porque temen someterse a los procedimientos para solucionarlos, un pavor que en su forma extrema se llama fobia dental. Por eso, algunas personas prefieren soportar el peligro o el dolor punzante de un dolor de muelas que visitar a un dentista.

Pero, ¿qué hay detrás de la fobia dental? Para la mayoría de las personas, es la anticipación del dolor más que del dolor en sí. Esto generalmente se debe a dos factores inherentes a la odontología: la naturaleza intrusiva del trabajo y la pérdida de control del paciente, así lo indica el doctor Matthew Messina, portavoz de la Asociación Dental Estodunidense.

La causa número uno de ansiedad dental es el recuerdo de una experiencia desagradable, como un labio cortado, que ocurrió en la silla del dentista, afirman los investigadores. Los pacientes que de niños fueron retenidos en una silla contra su voluntad, o cuyo dentista ignoró sus protestas de dolor, también pueden revivir esa sensación de pánico e impotencia cuando visitan a un dentista cuando son adultos.

Asimismo, está la cuestión de lo indefensas que se sienten las personas mientras alguien hace cosas inquietantes en su boca. No solo es algo incómodo, sino que el paciente pierde la capacidad de comunicarse verbalmente.

¿Cómo lidiar con la ansiedad por visitar al dentista?

Lo peor de la ansiedad dental puede ser que es una profecía autocumplida. Cuanto más evite ir al dentista, peor será cuando finalmente vaya, posiblemente involucrando procedimientos más invasivos y potencialmente más dolor.

Además, los pacientes se ponen ansiosos cuando sienten que un dentista no se está tomando el tiempo para escuchar sus inquietudes, responder preguntas o explicar los riesgos y beneficios de los diferentes tratamientos, subrayó el doctor Howard Weiner, profesor de ciencias del comportamiento y odontología en la Escuela de Medicina Dental de la Universidad Tufts.

Afortunadamente, los dentistas ahora reconocen que la ansiedad dental es un problema para muchas personas y tienen técnicas para aliviarla.

La Asociación Dental Estadounidense, por ejemplo, respalda el uso de técnicas de relajación simples, así como de sedantes si es necesario.

Weiner destaca que una cosa que ayuda a los pacientes a relajarse es explicarles procedimientos simples, como qué anestesia se usará y cuánto tiempo será efectiva. Proporcionar información como esta ayuda a que los pacientes participen activamente en su propio cuidado. Además, ponerse de acuerdo sobre las señales manuales cuando un paciente se sienta incómodo o necesite un descanso también puede ayudarlo a sentirse en control.

Muchos dentistas emplean formas de alta tecnología para relajar a sus pacientes, incluyendo gafas de realidad virtual que permiten a los pacientes ver televisión. Algunos pacientes escuchan música suave mientras reciben tratamiento.

Recientemente, varios odontólogos han adoptado enfoques poco ortodoxos para inducir la relajación. Algunos queman velas de aromaterapia e incluso brindan servicios de relajación que normalmente se encuentran en los spas, como manicura o masajes de pies y espalda.

Tanto Messina como Weiner creen que la mejor cura para la ansiedad dental es tomarse el tiempo para comunicarse. «Tiene que haber un nivel de confianza establecido», resaltan. No solo los dentistas, sino también los higienistas y asistentes dentales, deben ser comprensivos con los miedos de los pacientes, explicarles lo que están haciendo y ser receptivos cuando las personas sientan dolor.

Los pacientes también deben expresar sus preocupaciones antes de recibir tratamiento. «Lo mejor que puedes hacer es ser honesto contigo mismo(a) y con tu dentista de que estás nervioso(a) o asustado(a)», enfatiza Messina. El experto aconseja que seas abierto sobre tus experiencias pasadas. Eso no solo ayudará a tu dentista a tratarte adecuadamente, sino que también te sentirás tranquilo al descubrir que los procedimientos dentales que alguna vez te parecieron traumatizantes han mejorado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *