Sección: Medicina y Salud 28 enero 2021 01:00 pm

Consejos para mantener una buena salud bucal

 

La salud de tus dientes y encías tiene una gran influencia en distintos aspectos de tu vida cotidiana, tales como el acto de masticar y deglutir los alimentos o la capacidad de pronunciar debidamente. Pero, además, afecta también a aspectos más amplios como la afección de otras enfermedades sistémicas o, por ejemplo, la autoestima de las personas. Pequeños actos en tu día a día pueden repercutir de manera muy positiva en tu salud bucodental. En el presente artículo podrás encontrar una serie de consejos para cuidar el buen estado de tus dientes de manera efectiva.

Hay tres indicativos claros de que tu boca se encuentra en salud:

  • Unos dientes limpios que no presentan acumulación de sarro
  • Unas encías rosadas
  • Un aliento fresco la mayor parte del tiempo

Si reúnes estas tres condiciones, seguramente gozarás de una buena salud dental. Sin embargo, hay ciertos síntomas que te pueden hacer sospechar que, quizá, es hora de hacer una visita al especialista.

¿Cuándo debes acudir al dentista?

En primer lugar, los especialistas recomiendan realizar, al menos, una visita anual al dentista para que éste verifique el estado de tus dientes y encías. Sin embargo, si no cumples esta pauta te aconsejamos concertar una cita con el mismo cuanto te encuentres ante cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Durante el cepillado dental, o después de haber usado el hilo dental para completar tu higiene oral, experimentas sangrado de las encías.
  • Sensación de mal aliento continuo.
  • Dolor constante en alguno de los dientes.

Para disfrutar de una buena salud oral debes seguir la siguiente premisa: la higiene es la base de una boca sana. Además, otros factores tales como cuidar los alimentos que ingieres o acudir a revisiones siguiendo las pautas de los especialistas colaboran de manera exponencial a mantener tu boca en salud.

A continuación, te damos una serie de consejos que te ayudarán a cuidar el estado de tus dientes y encías:

Cuida la higiene de tu boca

Un buen cepillado después de cada comida es esencial para evitar la formación de placa bacteriana y eliminar, de manera eficaz, los restos de comida que anidan entre tus dientes y encías. Para ello, asegúrate de cepillar tus dientes en un tiempo estimado en torno a 2 o 3 minutos y de hacerlo con cepillo de cerdas suaves o medias. Y no olvides cambiar el mismo cuando veas que las cerdas están desgastadas -aproximadamente, cada 3 meses-.

Recuerda que debes ser cuidadoso en la técnica de cepillado, y que hacerlo de manera agresiva puede suponer una amenaza para el buen estado de tus encías. Y no olvides cepillarte la lengua, pues en ella acumulamos una gran cantidad de bacterias. Si lo consideras oportuno, puedes ayudarte de un raspador lingual para ello. Además, debes tener en cuenta que a veces no basta con un simple cepillado para limpiar la superficie interdental y mantener tu boca en salud. Para ello, debes ayudarte de cepillos interproximales, hilo dental o irrigadores bucales.

Evita el consumo de tabaco

El tabaco es perjudicial para la salud de tus dientes y encías: no sólo provoca manchas en los mismos, sino que es uno de los culpables del mal aliento. Pero, además, tiene otras consecuencias negativas para la salud dental.

El tabaco reduce el riego sanguíneo y ataca a las defensas presentes en las encías. Por ello, los fumadores tienen más propensión a padecer enfermedades periodontales. Además, el tabaco inhibe los signos que evidencian la afección de periodontitis o gingivitis: los fumadores presentan un menor índice de sangrado e inflamación de las encías. Por ello, el tabaquismo complica su diagnóstico y dificulta, por este motivo, el tratamiento.

Cuida tu alimentación

Una dieta equilibrada nos ayuda a mantener una buena salud bucodental.

Hay ciertos alimentos que colaboran a conservar nuestros dientes y encías en buen estado, tales como la manzana o el pepino -que ayudan a limpiar la superficie dental- o la leche y sus derivados por su alto contenido en calcio. Por el contrario, el abuso de alimentos con alto contenido de azúcares, así como el consumo masivo de bebidas ácidas, dañan el esmalte y pueden favorecer la aparición de caries.

La opinión de un especialista es vital para asegurarnos de que mantenemos nuestra boca en salud. Lo más adecuado es acudir una vez al año a revisión para éste evalúe el estado de tus dientes y encías.

En el caso de los niños, los dentistas recomiendan una primera visita una vez el niño ha cumplido un año de edad. Anteriormente se consideraba oportuno esperar a que el niño tuviera todos los dientes de leche en la boca (aproximadamente a los 3 años), pero se observó que, en muchos casos, presentaban traumatismos o caries dentales. Posteriormente, bastará con una revisión al año.

 

Una serie de consejos y de pautas que debemos integrar en nuestro día a día puede marcar la diferencia entre gozar o no de una buena salud bucodental. Y no dudes en acudir rápidamente al especialista en caso de notar algún tipo de molestia persistente.

Vía: clinicaferrusbratos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *