Sección: De Todo un Poco | Hoy te recomendamos 18 junio 2021 06:00 pm

4 formas de controlar tus miedos que no te dejan invertir tu dinero

Hacer crecer tu dinero invirtiendo puede ser inspirador y hasta divertido. Sin embargo, cuando comienzas a ver minusvalías podrías entrar en pánico. El miedo al invertir puede hacerte liquidar posiciones con pérdidas, o en dado caso, nunca invertir en el mercado de valores. Te damos consejos para controlar tus miedos.

1. Aprende cómo funcionan los mercados bursátiles

En los mercados compras acciones, que son títulos de propiedad sobre pequeñas fracciones de alguna empresa. Tú estás dándole dinero a esa empresa para que fondee sus proyectos.

Los precios y valuaciones de las empresas en global, y con ello, de sus acciones, fluctúa todos los días, y en este sentido, puedes ver muchos días con ganancias, y otros en los que retroceden tus inversiones.

Debes entender esta volatilidad al entrar y aprender a vivir con ella. Puedes aprovecharla para comprar más barato cuando caen los activos, y para vender cuando estos llegan a sus máximos, o a tu precio meta.

La volatilidad es una constante en el corto plazo. Sin embargo, comparando años o décadas te darás cuenta de dónde se generan las grandes ganancias.

2. Inicia con pequeñas inversiones

Aunque tengas grandes ahorros, podrías sentirte más cómodo invirtiendo pequeñas sumas de dinero en tu cuenta. Muchas empresas mexicanas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores tienen precios accesibles por acción. Uno nunca sabe si habrá una gran caída, así que te sentirás más cómodo con pequeñas cantidades invertidas periódicamente que con una gran inversión de golpe y sin saber mucho.

Si te sientes cómodo, podrías ir aumentando la cantidad de dinero que inviertes. Con esta estrategia, puedes dosificar el riesgo mientras aprecias cómo es que ocurre el proceso de fluctuación de los mercados, mientras que no arriesgas todo tu dinero.

3. Mantén simple tu estrategia

Elegir empresas para invertir suele ser emocionante al inicio. Sin embargo, asumes riesgos y responsabilidades que no debes tomar a la ligera. Hay que conocer cómo hacen dinero, cuáles son sus proyectos futuros, y cuáles son sus problemas, como la posibilidad de quedar obsoletos sus productos en algún punto.

Elegir acciones individuales es de sí mismo una estrategia de alto riesgo, que trae grandes ganancias. Sin embargo, si no te sientes cómodo con esta volatilidad, puedes comprar ETFs, que se compran como una acción pero contienen dentro varios activos.

4. Diversifica tus inversiones

No pongas todos los huevos en la misma empresa, sector, país, o tiempo. Incluso puedes tener además bonos de gobierno, deuda privada y criptomonedas para estar más diversificado. Diversifica el tiempo en el que compras y los tipos de activos que adquieres. Los ETFs te ayudan a diversificarte con menos movimientos, por ejemplo.

POR: OMAR RAYA LEÓN

Fuente oinkoink.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *